29 de septiembre de 2020

Un sello clásico, ahora digital

TEXTO PABLO RUSSO

.

.

Hubo un momento, hace treinta años, en que el sueño de materializó: la ilusión de un sello independiente cobro cuerpo en Paraná y fue dando cuenta de la producción musical  diversa de la región. Ese catálogo, curado principalmente por Carlos el Negro Aguirre y Luis Barbiero, creció y ahora busca nuevos caminos. Así es que, acorde a los tiempos, Shagrada Medra ahora se virtualiza. No exclusivamente, pero sí lanza oficialmente su distribuidora digital de música como parte de sus servicios, a través de las plataformas de reproducción por streaming y descarga.

El avance hacia la digitalización se da en tres flancos, según detalló Aguirre a 170 Escalones. Por un lado, mediante la página web del sello, vidriera fundamental para consultar el catálogo o hacer compras físicas que siguen vigentes. Por otro lado, los discos se están subiendo en este momento a las tiendas digitales y plataformas como Spotify, en donde ya hay más de veinte de las casi ochenta producciones que componen el catálogo. En tercer lugar, están planteadas una serie de «escuchas colectivas» de diferentes músicas a través del canal de Youtube de Shagrada Medra.

 

 

En estos encuentros mediados por internet el público podrá dialogar con los y las músicos mediante el chat y conversar sobre el proceso creativo de cada obra. «Van a ser escuchas del disco tal cual fue grabado, no es un vivo, pero lo interesante es que se puede interactuar», explicó Aguirre. «Quedamos a tal hora del viernes, se aprieta un play y arranca el disco, mientras vamos conversando sobre cómo fue grabado, aspectos de la gráfica, el diseño o la ilustración, por ejemplo. Se da toda una interacción que calienta la escucha y te da ganas de tener el disco o volver a escucharlo, porque tenés una relación mucho más emotiva y profunda», agregó el músico e impulsor de la iniciativa que comenzará en las próximas semanas.

El proceso de relanzamiento incluye migrar discos que habían sido subidos por otras distribuidoras, acordando con cada una, para que vuelvan a conformar el catálogo original. «Fueron subidos por cada músico de forma independiente o firmando contratos con diferentes distribuidoras por la sencilla razón de que Shagrada Medra se resistía a generar ese paso. Al principio, creo, por una resistencia más de tipo generacional», reconoció Aguirre. «Nos encanta pensar el disco como una obra conceptual, entonces nos da mucha pena resignarnos a la desaparición del objeto. Digo esto pensando en la gráfica y el librillo que suele acompañar el disco propiamente dicho», añadió. Por este motivo, la edición física sigue siendo un motor del sello, que tiene varios trabajos en preparación: un tríptico con la obra completa para piano de Carlos Guastavino grabado en el CCK por la pianista santafecina Lilia Salsano; una edición de la cantautora chilena Teresa González; otra del cantautor cordobés Rodrigo Carazo; y varias cosas que comenzaron a gestarse en esta pandemia.

«Luego de varios años de darle vueltas y vistas las realidades que acontecen con esto de la virtualidad y los discos que físicamente se venden poco, se viene masticando mucho esta necesidad de lanzar todo el catálogo», contó Silvia la Rusa Salomone, que forma parte del inventario con dos obras propias y participando en otras de Aguirre, de Seba Macchi y de Horacio Lapunzina. «El equipo con el que estamos trabajando está constituido por Oscar Vico, Matías Beltramino y Guillermo Hergenrreder, los tres de Rafaela; y Luis Barbiero y yo», detalló el Negro.

 

 

El proyecto cultural del sello discográfico nació a principio de la década del noventa del siglo pasado, bajo la necesidad de crear un catálogo de las expresiones musicales de la región cuando aún internet no existía en la vida cotidiana. Durante estas décadas, Shagrada Medra fue testimonio de su tiempo en cada obra editada, sosteniendo un trabajo que lleva la impronta de la dedicación artesanal y la búsqueda de la identidad propia de los y las artistas. Esta red de difusión y circulación se expandió, en su momento, por todo el país.

Ahora el sueño se transforma y para seguir andando el sello se lanzan a estos nuevos caminos: «Abrazamos con pasión y dedicación artesanal la producción de discos físicos, como pieza artística integral, pero también somos conscientes de la necesidad de asumir otros y novedosos canales de circulación de nuestro arte para que llegue a más personas. Más aún hoy, que la música de quienes integran este sello independiente ha superado las fronteras de nuestro país», indicaron desde Shagrada Medra, un clásico que adopta otras formas.

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (1)
  1. Excelente obra la que están haciendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *