24 de abril de 2024

Un refugio en la función poética del lenguaje

TEXTO PABLO RUSSO

FOTOGRAFÍAS ARIEL BERTELLOTTI Y NICOLÁS RIGAUDI

 

 

Pasó la V Peña de Poesía en Chavela Casa Espacio. Fue el viernes a partir de las 20.30, en Misiones al 400. Hubo poesía y música compartida (Alfredo Arce, César Farías y Valentín Cosso) bajo la consigna «Venir a la quinta vale la peña».

En el patio cervecero y gastronómico de Chavela -que por estos días busca nueva locación para seguir sus actividades culturales-, atravesados por una guirnalda área de luces blancas y amarillas desde el escenario hasta el tapial del fondo, sobre mesas con manteles negros y violetas, se instalaron las más de ochenta personas que fueron público y, a su vez, participantes de la noche a medida que se arrimaban al micrófono.

 

 

Dos lámparas y un fondo de tela blanco oficiaron de escenografía. Nicolás Rigaudi -impulsor original de la movida desde un festejo de su cumpleaños- estuvo a cargo de la apertura formal y de la administración de la palabra, rigurosamente asentada cual lista de oradores en su «cuaderno rojo de Mao», cuya participación era abierta a toda la concurrencia. Rigaudi dio pie a la primera ronda con la declamación de Emergencia poética, que entre los versos de su autoría, expresa: «La emergencia poética contiene / en sus primeros artículos / el llamado a articular / una lengua forjada en los márgenes / el, ella, elle / ustednosotrosmismos / y una libertad urdida en comunidad / que sea una obra pública / y que sirva para unir / para encontrarse / y conjurar el vacío / el hambre».

 

 

Desde la vecindad circundante, amparados en el tapiz vegetal, los grillos aportaron el sonido de base constante a las «lecturas a granel» de diversos textos de autoría propia o ajena, forjados en esta orilla o en Vietnam, mucho tiempo atrás o esa misma tarde en la parada del colectivo. Algunos de esos escritos referían al mundo, a la política, a lo que pasa -incluso hubo dedicatoria al presidente, que en esos momentos hacía distinto uso del lenguaje-, y otros al ombligo propio y al Yo absoluto como centro del universo. Entre las 35 personas que compartieron la palabra, estaban quienes leían de pie y quienes preferían el sillón blanco, quienes siguieron textos impresos en papeles o libros y quienes lo hacían desde las pequeñas pantallas móviles. Entre las ediciones que sacó de su maletín negro cuando fue su turno, Imanol homenajeó al poeta Juan Manuel Alfaro -quien falleció a principios de febrero- con La piedra azul.

 

 

Alternando los momentos de lecturas y sonidos musicales con las pausas para la charla y renovación de líquidos, la quinta peña extendió su manto hasta la madrugada como refugio en y del lenguaje, en un ambiente de intimidad que no se empañó por la nutrida concurrencia.

 

Si te interesa lo que hacemos, podés suscribirte a la revista o convidarnos un matecito

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *