7 de julio de 2020

Sucesión de fracciones

FOTOGRAFIAS YAMILA CABRERA

.

.

A través de instantáneas que registran fragmentos de lo cotidiano, la artista Yami Cabrera explora el espacio y el tiempo de su aislamiento. A modo de un diario personal, todos los días toma una imagen con su celular del contexto en el que transita los días de cuarentena.

Sus encuadres y perspectivas – construidos a partir de líneas, proyecciones de la luz, destellos del día y de la noche, sombras interiores, pantallas, reflejos y colores tenues – proponen un recorrido por una sucesión de fracciones que capturan el movimiento de lo estático y la inmovilidad de lo dinámico. En el marco de una crisis mundial y de medidas drásticas, esta es una manifestación particular de la inagotable iniciativa humana de narrar lo que sucede alrededor.

«En estas circunstancias excepcionales de aislamiento en que algunes tenemos el privilegio del tiempo, estuve revolviendo proyectos que me han quedado pendientes y me reencontré con algunas reflexiones sobre la fotografía que rescaté en algún momento. Siempre me dio vueltas una de esas ideas, la de la fotografía como registro del acontecimiento, de una realidad fragmentada y de ese tiempo-ahora que inevitablemente se escapa después de la captura. Si bien no me dedico a la fotografía profesional, sí me interesa como un recurso posible para pensar algunas experiencias artísticas. Así se me ocurre hacer un registro del interior, de lo cotidiano, de esas imágenes comunes, pero que en este contexto se vuelven acontecimientos extraordinarios de un tiempo-ahora que de a poco se va escapando. La fotografía se convierte, siguiendo esta lógica, en memento mori porque lo fotografiado deja de estar y de permanecer», explica a 170 Escalones la autora de las imágenes en relación al impulso que la lleva a realizar el estudio fotográfico.

En cuanto al proceso de creación, indicó que «las escenas se van componiendo durante el transcurso de las actividades cotidianas, reconfiguradas ahora bajo la reclusión. Cuando veo uno de esos “acontecimientos” me surge el deseo de poder capturarlo. Tiene que ver con tratar de estar en un estado de percepción alerta y sensible. Lo intento desarrollar como una práctica habitual, como una forma de no pasar por alto micro experiencias estéticas que pueden suceder aun en el interior de un departamento».

La experiencia se completa con la confluencia de otras miradas: «Tengo, además de la necesidad del registro, un deseo de compartir esas imágenes. Compartir en el sentido de ofrecer algo, una experiencia, a les otres. A veces, llega alguna devolución que, además de la sorpresa, me genera una satisfacción comparable a cualquier devolución de experiencias artísticas más elaboradas en las que he participado, en las que los receptores son más bien co-autores. Quizás, en este caso, tiene que ver con la identificación de las “escenas comunes” que muestran estas fotos».

Las capturas de Yami son, a la vez, una búsqueda introspectiva y una práctica compartida (ya que las publica en su cuenta de instagram) en medio del trance general. En esta galería, están seleccionadas 15 tomas de un total igual a la cantidad de días que lleva el aislamiento.

.

.

.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *