20 de septiembre de 2021

Películas realistas con un toque de fantasía

TEXTO PABLO RUSSO

.

.

En otro invierno sin cineclubes locales (segundo de la pandemia covid), valgan estos recomendados breves para degustar en Netflix de algunas producciones que se vieron, antes del aislamiento, en alguno de esos espacios culturales. Este tridente internacional ofrece un recorrido que nace en la península itálica, sigue su gira por la poco tradicional (cinematográficamente hablando) Hungría, para concluir en el sur de Corea con una de sus obras más aclamadas de los últimos años.

 

 

El tiempo de la inocencia

Lazaro felice (Feliz como Lázaro) es una película italiana de 2018, dirigida por Alice Rohrwacher e interpretada por Adriano Tardiolo, Alba Rohrwacher, Agnese Graziani y Luca Chikovani, entre otros. En una aldea lejos del mundo en la región del Lacio, el joven, servicial e ingenuo campesino Lazzaro (interpretado por el novel Tardiolo) se encuentra con Trancredi, un noble arrogante y aburrido. La relación de amistad entre ambos es una revelación para Lazzaro. El relato incluye factores fantásticos relacionados al paso del tiempo y otros sumamente (neo)realistas como los campesinos bajo un régimen de explotación laboral extrema, las villas miserias de las grandes ciudades y la violencia por mano propia de los defensores de la propiedad privada. Nominada a la Palma de Oro en la edición 2018 del Festival de Cannes, se llevó el premio al mejor guion.

 

 

Sueños compartidos

Teströl és lélekröl (En cuerpo y alma, 2017), dirigida por el húngaro Ildikó Enyedi combina drama y romance con un elemento fantástico que contrasta, sin desentonar, con la realidad de la propuesta. La estricta y solitaria María comienza a trabajar como supervisora en un matadero de Budapest, donde conocerá a su jefe, Endre, con quien resulta que se encuentran en sueños de venado. Tiene un dejo de tristeza en su fría poética, con una puesta en escena austera que por momentos hace presagiar alguna tragedia. Trabajan en la actuación Morcsányi Géza y Alexandra Borbély en los roles principales. En cuerpo y alma estuvo nominada a mejor película de habla no inglesa en los premios Óscar. No es tan común acceder a la cinematografía húngara, lo cual también la convierte en una pieza interesante por su origen.

 

 

Familias normales

Parasite (Parásitos) combina drama, suspenso, algo de violencia y un humor bastante negro en la historia de una familia de clase baja que se las ingenia para hacerse emplear por otra de clase alta. La relación entre estas dos familias tendrá resultados impensados. Sus 132 minutos de duración no tienen que desanimar para su visionado, ya que logra mantener la atención de un modo creciente con una combinación magistral de actuaciones, climas y giros dramáticos. Una película inquietante que, además, puede interpretarse como metáfora social. Fue dirigida por el surcoreano Bong Joon-ho, se estrenó en el Festival de Cannes en 2019 (primera película de ese país que ganó la Palma de Oro) y luego se llevó cuatro premios Óscar en la 92° edición -de seis nominaciones- incluyendo mejor película (primera de habla no inglesa en ganar ese galardón) y mejor película internacional. Está protagonizada por Song Kang-ho, Lee Sun-kyun, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-shik y Park So-dam. De paso, en Netflix también se pueden ver Okja y The host, dos producciones anteriores del mismo realizador.

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *