24 de septiembre de 2021

Otro regreso del Mencho

TEXTO ALFREDO HOFFMAN

FOTOGRAFÍA (RESTITUIDA) FAMILA GERMANO

.

.

El Mencho tiene la costumbre de volver en diciembre. Cuando terminaba 2014, la familia Germano recibió sus huesos, encontrados e identificados meses antes por el Equipo Argentino de Antropología Forense. Tres días antes de Navidad, en una tarde calurosa, la gente rodeó un pequeño cajón cubierto con una bandera argentina en la plaza Alvear de Paraná. Hubo música, poesía y palabras para recibirlo-despedirlo. Este 2020, Eduardo Raúl Mencho Germano regresó otra vez y lo hizo en forma de una foto rescatada de un placard de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), en la Ciudad Autnónoma de Buenos Aires, donde se guardaban los registros de más de 500 militantes, hombres y mujeres, perseguidos por la última dictadura cívico militar.

 

 

Eduardo nació en Villaguay el 20 de febrero de 1958. Era el mayor de cuatro hermanos, todos varones. Cuando los Germano vivían en Paraná, siendo adolescente, comenzó su militancia. A los 16 lo eligieron presidente del Centro de Estudiantes del colegio La Salle. Poco después se integró a Montoneros. Su hermano Gustavo, que es fotógrafo y vive en Barcelona desde hace dos décadas, conserva fotos de esa etapa de estudiante y militante. Eduardo en la caja de un camión junto a dos amigos, Rody Basaldúa y Mono Ledesma, en un viaje de mochileros a Colón. Eduardo junto a Jocho Venturino, Pulpo Ijalba, Rody Basaldúa y Mono Ledesma, todos con los dedos en V durante un campamento de secundarios en Paso de la Arena, en 1975. Y otras imágenes familiares y de viajes y de reuniones. Pero Gustavo no tenía el retrato que estaba en ese álbum de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado y que acaba de recibir este diciembre de 2020.

En septiembre último, la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, dio a conocer el hallazgo del álbum en el placard. El documento incluye una breve introducción donde se señala su finalidad: «Servir de ayuda para la detección, identificación y posterior neutralización de personal y material utilizado con fines subversivos». La palabra «neutralización» funciona allí como eufemismo de asesinato o desaparición. A continuación, está dividido en tres partes: una primera con retratos de personas calificadas como «delincuentes terroristas», otra con imágenes de materiales y dispositivos presuntamente utilizados por esas personas y una tercera, que incluye la lista de nombres y alias de quienes aparecen en las primeras imágenes. Hay también otros datos: una letra utilizada para identificar a qué organización pertenecían, número de documento, fuente de la información y un número de referencia en el apartado de fotografías. En total, el documento contiene una colección de 517 imágenes: 12 referidas a materiales, 362 tomadas a 338 hombres y 143 tomadas a 139 mujeres.

 

 

El álbum fue entregado en guarda al Archivo Nacional de la Memoria con el compromiso de que sea de consulta pública e insumo para la construcción de la memoria, la verdad y la justicia en nuestro país. Antes de eso, el Archivo restituye el material a las personas allí incluidas o a sus familiares. Fue por eso que contactaron a Gustavo y le hicieron llegar el documento. El listado de perseguidos empieza con los jefes de las organizaciones guerrilleras: Mario Firmenich, Roberto Perdía, Fernando Vaca Narvaja y otros. En el número 258 dice: «Germano, Eduardo Raúl. (a) ‘Menchu’ (sic). MI 12.126.622» y al lado la letra M, referencia de Montoneros.

El retrato en cuestión es en realidad el recorte de una foto. La familia estima que corresponde a cuando Eduardo estaba en tercer año de la escuela secundaria. Se lo ve de saco y corbata, mirando a cámara con una media sonrisa. Piensan que esa foto pudo haber sido retirada de la casa de los Germano durante un allanamiento que hubo durante la dictadura, entre septiembre y octubre de 1976, luego de la primera detención.

 

 

En agosto de 1976 Eduardo fue secuestrado durante nueve días en el centro clandestino de detención (CCD) del Escuadrón de Comunicaciones del Ejército en Paraná. Una vez en libertad se trasladó a Rosario, donde vivió clandestinamente. En ese momento, luego de la ida a Rosario, fue allanada violentamente la vivienda familiar en la capital entrerriana. Guillermo Germano, otro de los hermanos que falleció cuando era coordinador del Registro Único de la Verdad -en diciembre de 2009- recordaba que del operativo participó Cosme Ignacio Marino Demonte, un oficial de la Policía Federal que le apuntó con un arma en la cabeza. Demonte fue condenado por su responsabilidad en los casos de los detenidos desaparecidos Pedro Sobko y Victoria Coco Erbetta. Además de policía, era Personal Civil de Inteligencia que reportaba al Batallón 601. En el allanamiento revolvieron toda la casa y se llevaron papeles y objetos. Gustavo sostiene que allí fue que se llevaron esa fotografía, que no se encontraba en poder de la familia y ahora le fue resituida.

Poco después, el 17 de diciembre de 1976, cuando tenía 18 años, Eduardo fue secuestrado en Rosario por personal del Ejército Argentino y de la Policía de la Provincia de Santa Fe. Fue torturado en el centro clandestino de detención conocido como «El Pozo» y asesinado en un simulacro de enfrentamiento montado por Agustín Feced, el jefe de Policía, en el barrio Fisherton. Los represores hicieron estallar los cuerpos de Eduardo y de María Cristina Pagnanelli, quien también había sido detenida, dentro de un cilindro metálico.

 

 

Los restos del Mencho fueron arrojados a una fosa del cementerio rosarino La Piedad. Era un NN. Fueron idenfificados y restituidos a la familia en 2014. En mayo de este año hubo sentencia para los responsables de su secuestro, asesinato y desaparición, en la causa Feced.

Un dato que llamó la atención fue que el álbum concontrado en la exSIDE fue confeccionado no antes de 1979, según estima el Archivo Nacional de la Memoria, cuando Germano ya había sido detenido, asesinado y desaparecido. «Si seguía siendo buscado en 1979, significa que posiblemente los del Servicio de Informaciones de Rosario no sabían a quién habían matado, o al menos no lo informaron», dijo Gustavo Germano a 170 Escalones.

Desde el Archivo contactaron a Gustavo a través de la diputada nacional del Frente de Todos Blanca Osuna, quien integra la Comisión Bicameral de Control y Seguimiento de Organismos de Inteligencia del Congreso de la Nación. Al igual que otros entrerrianos como Mario Eduardo Menéndez, el sacerdote Jorge Oscar Adur -ambos desparecidos- y Jaime Dri, la propia Osuna también aparece en el listado, con el número 1102 y su correspondiente foto.

 

 

El Mencho volvió otro diciembre. Esta vez fue en forma de foto. Una foto que captura su rostro joven y lo congela en el tiempo. Una foto que los genocidas arrebataron y que ahora el Estado restituye a modo de reparación. Dicen que la memoria está en construcción permanente y este episodio lo confirma.

 

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *