24 de abril de 2024

OKO: un acto de memoria sensorial

TEXTO FRANCO GIORDA

FOTOGRAFÍAS OKO

 

 

La instalación performática e inmersiva Oscura Kermés Oscura (OKO). Argentina 1976 – 1983: Memoria de la opresión conmemora las trágicas acciones desarrolladas por la última dictadura cívico-militar. La comunicación planteada con el visitante está signada por estaciones poéticas y recursos metafóricos que ponen en juego una multiplicidad de sentidos que confluyen en la idea de «la opresión como modelo de sociedad», según se indica en el catálogo.

 

 

Esta producción se encuentra en el Museo de la Ciudad César Blas Pérez Colman (Buenos Aires 226). Si bien la inauguración será el lunes 18 a las 19:30, la misma fue abierta al público este jueves 14 y estará vigente hasta al 29 de marzo. Las visitas se pueden realizar de martes a viernes de 9 a 12 y de 17 a 19. Los sábados de 17 a 20.

El equipo que lleva adelante la propuesta estética y política está conformado por Gustavo Hennekens, Victoria Puigcernau, Valentina Arlettaz y Félix Lenzi Colman. Los impulsores señalan que «OKO es una acción sustentada en una perspectiva política de la historia argentina y creada en la memoria como una acción en permanente construcción».

Los antecedentes de esta acción son OKO 2023, Artefactos bajo la sombra del poder y Siete años, ocho meses y dieciséis días de oscuridad, producidas en el Museo Provincial de Bellas Artes Dr. Pedro E. Martínez las dos primeras y en el museo Casa de Gobierno de Entre Ríos la última; todas realizadas en años precedentes. Félix señaló a 170 Escalones que también forman parte de la propuesta lo trabajado «en los talleres de Imagen con el Área de Producción Audiovisual de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER». A su vez, agregó que «además confluyen las experiencias individuales de cada uno y la militancia en los derechos humanos».

 

 

En cuanto al propósito de la instalación, Félix dijo que «buscamos romper con la forma del decir desde lo literal o desde el texto para ir tras una inmersividad que permita introducirse en esta época de la última dictadura cívico, eclesiástica y militar», y agregó «el sentido de la instalación es que el cuerpo, a partir de las percepciones, vuelva a ese tiempo tan oscuro de la Argentina de una forma poética y en un marco estético; entendiendo que la instalación no es una cuestión individual de salas, sino un conjunto que hace a la obra en sí misma». A esto, a su vez, añadió «se trata de un ejercicio de memoria en estos años tan difíciles que estamos atravesando. En este sentido, la memoria es algo que se ejercita, que se mueve y que lo vamos transitando de forma individual pero atravesados de lleno por un marco colectivo».

Sobre los contextos espacial y temporal en los que se han realizado los diferentes montajes que ha tenido la instalación, Félix aseguró que «por supuesto que en cada caso hay modificaciones. Son varias las experiencias y cada año va teniendo distintas improntas. Por ejemplo, no es lo mismo hacer esta instalación en el gobierno de Alberto Fernández y hacerlo ahora a 41 años de la recuperación democrática con el primer 24 de marzo en el marco de gobierno de Javier Milei y de (Victoria) Villarruel».

OKO es apoyado por Club El barrio y por la Municipalidad de Paraná.

Si te interesa lo que hacemos, podés suscribirte a la revista o convidarnos un matecito

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *