28 de junio de 2022

Narrativa fotográfica de un hecho teatral

TEXTO FRANCO GIORDA

FOTOGRAFÍAS JULIÁN VILLARRAZA / MALALA HAIMOVICH

.

.

Julián Villarraza es el autor de Obra en construcción. Narrativa fotográfica en el proceso de creación escénica de Medea va, un libro que reúne imágenes en torno a la práctica creativa llevada adelante por el grupo La Rueda Teatro, conformado por Daniela Osella, Romina Fuentes y Pablo Vallejo, para la concreción del mencionado espectáculo teatral que contó con la dramaturgia y dirección de Edgardo Dib.

La narrativa fotográfica está organizada a partir de imágenes en blanco y negro que refieren a los ensayos y de imágenes en color que registran la presentación ante el público de la pieza teatral. También se intercalan textos del propio Julián donde da cuenta de su vínculo con el teatro, su búsqueda a partir del motor de la curiosidad y la construcción de una mirada sobre esta disciplina artística. Así mismo, explica los tres momentos por los que transitó la producción: el primero, con el equipo de actores; el segundo, con la participación del director; tercero, el pre-estreno con invitados y el estreno ante el público general. «Los cruces de estos momentos me permitieron abrir mi propia narración», expresa el fotógrafo y agrega en otro pasaje: «Lo que descubrí es que ahí donde el gesto se termina de conformar, se abre el portal para presionar el obturador. A partir de este hallazgo, comencé a preguntarme por la construcción de ese gesto, no en la situación escénica frente a espectadores, sino en los meses previos, durante el proceso de creación de la obra, en el momento del big bang». Estos textos del autor funcionan como marcos de las series internas de la producción editorial.

 

 

Este registro no se agota en una sola mirada, sino que la cuidada elaboración de las imágenes convoca tanto a repasar una y otra vez como al detenimiento sobre cada una de las imágenes. Tanto las composiciones, perspectivas, luces, sombras, o contrastes como la representación de los dispositivos escénicos, el recorte del espacio, la significación del vestuario y de las máscaras y la captura de las expresiones corporales de los protagonistas permiten una observación activa, novedosa y fructífera.

Oscar Lesa es el autor del prólogo. Allí sostiene, en relación a la acción del fotógrafo en torno a las actrices y el actor, que «Julián ha ingresado, a su manera, en el juego e improvisa con y junto a ellos su propia obra. Al mismo tiempo, esta publicación permite pensar en un nuevo tipo de registro en la escena de la ciudad, se propone como una indagación lúdica, azarosa y fragmentada de la cocina del proceso, algo bastante poco frecuente, sin intenciones de totalidad y, por ello mismo, gozoso. ello mismo, gozoso.»

 

 

 

La singularidad de la propuesta motivó el siguiente diálogo con Julián

 

¿Cuándo apareció la idea de registrar el proceso de elaboración de una obra de teatro? ¿Cómo fue la confluencia con La Rueda Teatro?

Durante varios años realicé los registros fotográficos de las obras de teatro en los distintos eventos organizados por el Instituto Nacional de Teatro – Entre Ríos, lo cual me abrió la puerta a los diversos teatristas y grupos. Con el transcurrir del tiempo fui afianzando vínculos de trabajo y en algunos casos de amistad. Esto me ayudó a tener acceso a los minutos previos a dar sala, donde también suceden imágenes interesantes, del tipo de arenga, de las que uno ve con frecuencia en la transmisión de partidos de juegos en equipo, pero en otro ámbito. Creo que el teatro es también un poco eso, un juego en equipo. Fue en estas primeras cercanías donde empecé a sentir las ganas de indagar sobre cómo nacían estas producciones teatrales. No a modo de documentar un ensayo de algo ya pautado sino tratar de ir más lejos, de acceder a los momentos previos, a la estructura, a las instancias de azar, o no, para intentar hallar el o los momentos donde la chispa se enciende y que luego da inicio a lo que uno ve en el momento que arranca en escena la obra terminada, aunque la obra sea algo orgánico porque no hay dos presentaciones iguales.

 

 

¿Cómo definirías el libro?

Es difícil encontrarle un anclaje del tipo «libro de fotos de paisajes equis». Creo que es un libro de fotos porque casi la totalidad de las páginas contienen solo fotografías, color, blanco y negro, con celular, con distintas cámaras digitales, lentes, etc., pero que a su vez intentan dar cuenta de un proceso creativo que luego decanta en una obra de teatro, en este caso, Medea va. Lejos está de ser un manual de cómo crear una obra de teatro. Esto en todo caso es un libro donde hay cruce de disciplinas, la fotografía y el teatro.

 

¿Cómo fue la interacción con las actrices y el actor? ¿Te expresaron algo en relación a tu presencia?

La idea fue, desde el vamos, tratar de pasar desapercibido para afectar lo menos posible el diálogo escénico entre ellos. Solo por momentos consultaba y tomaba notas sobre algunas cuestiones, pero al inicio o final de los encuentros.

 

 

¿Cómo tramitaron el paso del tiempo entre que comenzó el proyecto en 2018 y vio la luz en 2022?

En cuanto a lo artístico creo que se vio favorecido. En cuanto a lo económico no sé cómo sucederá en otros lugares del planeta, pero en esta ciudad los proyectos culturales con aportes del Estado son como la geografía de la ciudad, subidas, bajadas, sinuosos y poblados de obstáculos. Lo cual por momentos se vuelve muy complejo, desgastante. Hay que ir volanteando milímetro a milímetro, estirando las monedas que generalmente contemplan costos de insumos, rara vez de trabajo porque está implícitamente establecido que el trabajo creativo va de onda. Pero a pesar de todo pudimos atravesar las distintas instancias, a veces con más ganas, otras con menos, pero llegamos a buen puerto. El amor sostiene. Creo que las políticas públicas que deberían acompañar e impulsar la actividad y producción cultural en nuestra ciudad necesitan plantearse objetivos que contemplen un esquema amigable. En principio no parece que sea un problema meramente de gestión, acá hay un problema de caja. No hay fondos para invertir en cultura y cuando aparece llega tarde y no alcanza. Entonces esto es lo que tiene que cambiar de manera urgente. 

 

 

¿Cómo fue la gestión de esos fondos?

El libro en un principio se iba a financiar solo con el subsidio Feicac 2019, gestión Varisco, pero recién luego de muchas idas y vueltas pudimos cobrarlo en 2021, gestión Bahl, que ya no alcanzaba para hacer frente a la impresión. En el medio obtuvimos un subsidio del Instituto Nacional de Teatro que nos dio la posibilidad de imprimir el libro.

 

 

 

 

Para adquirir Narrativa fotográfica en el proceso de creación escénica de Medea va de Julián Villarraza se puede escribir a laruedateatroparana@gmail.com.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.