19 de junio de 2024

Máquinas sobre el lecho

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS FRANCO GIORDA

.

.

A pocos metros de la desembocadura del arroyo Las Viejas, a la altura del puente que une el Thompson con la zona del complejo del túnel subfluvial y el club Náutico, trabajan intensamente los obreros y operarios de las máquinas encargados de la obra que lleva adelante la Municipalidad consistente en la «sistematización, saneamiento e integración urbana» del curso de agua.

El lecho y las barrancas del afluente están siendo revestidas por bloques de hormigón conformando un canal a cielo abierto. Entre los complementos de esta obra se cuenta la inclusión de un parque lineal (que iría desde Ambrosetti hasta el río) y la colocación de rejas para la contención de los residuos sólidos urbanos y un filtro biológico para bajar los niveles de contaminación del agua, previa a la descarga en el río. Un propósito, entre otros, es que el balneario lindante, luego de largos años, vuelva a estar habilitado para los bañistas. Además, se incluyen desagües pluviales, reparación y extensión de la red cloacal, caminos laterales y construcción de una alcantarilla.

 

 

Entre el material natural removido en el tramo en el que se trabaja actualmente no solo se observa tierra sino residuos sólidos que se han ido acumulado a lo largo de los años. Justamente por esta razón un par de jóvenes con un carro revisaban entre el barro, al momento en que este cronista observaba las labores, en busca de aluminio y otros materiales con valor de venta.

A la vera del afluente se observa un cartel donde se detallan las características de la obra: «Sistematización del arroyo en 1800 metros lineales, tratamiento (físico y biológico) de las aguas que son conducidas por el cauce, extensión de red cloacal y obras complementarias de integración urbana (pavimentación, puntos limpios, dársenas para maniobras), alumbrado y arbolado». En la misma indicación se informa que el monto presupuestado para el trabajo de infraestructura supera los mil millones de pesos (1.028.979.730,25). El plazo de ejecución es de 15 meses, el organismo ejecutante es la Secretaría de Obras Públicas de la Municipalidad y la empresa contratista es José Eleuterio Pitón SA.

Parte del presupuesto fue aportado por el Ministerio de Infraestructura de la Nación, organismo que a través de la Secretaría de Recursos Hídricos destinó más de 785 millones de pesos (785.153.899).

En cercanías al río se ha instalado también una bomba para desagotar el tramo del arroyo en el que trabajan las personas y las máquinas.

 

 

 

Contexto

Las Viejas es parte de las 16 cuencas que conforman la geografía de la ciudad. Nace en la confluencia de los arroyos Colorado y Culantrillo a la altura de la avenida Uranga, cercano al rulo que lleva al túnel. En su totalidad, es una de las tres cuencas más importantes de la ciudad, y su sentido es de sur a norte, hasta desembocar en el Paraná.

Como todas las cuestiones vinculadas a lo público, el tratamiento que se debe dar a este y otros cursos de agua que atraviesan la ciudad es materia de discusión ciudadana. Así es que la mencionada intervención generó una polémica que llegó a la Justicia. La razón es que, según sostienen organizaciones ecologistas, la obra descripta no sería beneficiosa para la flora, la fauna y, por lo tanto, para el corredor biológico del arroyo. En este sentido, la Fundación Cause: Cultura Ambiental – Causa Ecologista presentó en 2022 un amparo a través del cual solicitaron medidas alternativas a la canalización y garantizar una mejor calidad de las aguas a partir de estudios y relevamientos socio-habitacionales. La presentación pedía también una evaluación acumulativa sobre la cuenca hidrográfica Colorado-Las Viejas que tenga en cuenta la futura construcción de la Nueva Terminal de Ómnibus, prevista para la zona. Además, requería más instancias de información y participación ciudadana.

En este marco, en distintas instancias judiciales, fue rechazado el amparo de la organización dado que distintos magistrados y magistradas intervinientes consideraron que se habían cumplimentado los estudios, las autorizaciones, la publicidad y las instancias de participación necesarias para una obra de estas características.

 

 

Preguntas

Puede ser esta polémica en torno al caso de Las Viejas, o sobre la actuación respecto a cualquier otro arroyo, lo que mueve a dimensionar los complejos desafíos que implican las intervenciones urbanas en relación al ambiente y la sociedad. En un contexto de calentamiento global con sus consecuentes crisis climáticas que estallan continuamente en distintos rincones del planeta (como puede ser el problema del agua potable en Uruguay o las sensaciones térmicas de 65° en Irán), se impone la pregunta de fondo sobre cómo cuidar el agua en el marco de la ciudad, en tanto se trata de un bien escaso e indispensable. Las perspectivas y los pronósticos para los próximos años no son promisorios y ponen en alerta sobre esta cuestión en extremo delicada. De uno u otro modo, estas situaciones se vinculan al equilibrio ambiental, la preservación de las especies, la producción de alimentos, la calidad del aire, las condiciones de vida, entre otras.

 

 

En las últimas décadas la contaminación de los arroyos que surcan el territorio de la capital entrerriana ha ido en aumento. Residuos sólidos urbanos y efluentes cloacales e industriales han convertido una fuente de vida en lugares infectos. Además de las evidencias científicas, las personas que viven hace largo tiempo a la vera de estos cursos de agua pueden dar testimonio de este deterioro. De no frenarse, en general, esta situación, la sustentabilidad se hará cada vez más difícil.

Incluso, en términos paisajísticos, el desprecio histórico por estas maravillas de la naturaleza ha hecho que queden ocultos saltos, cascadas y ollas que bien pudieran ser atractivos para la recreación, el solaz y la promoción turística.

En este devenir aparecen cuestiones en torno a cómo, entonces, concebir los arroyos en el marco de la trama urbana: ¿son desagües, accidentes a sortear en la planificación, vertederos, corredores biológicos, fuentes de sustentación, reservas ecológicas, unidades territoriales, venas abiertas? Las discusiones en torno a estas y otras definiciones configurarán la forma en que la ciudad transite un futuro que no se avizora fácil.

 

Si te interesa lo que hacemos, podés suscribirte a la revista o convidarnos un matecito

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *