4 de febrero de 2023

Librerías para las infancias

TEXTO FRANCO GIORDA

.

.

En Paraná funcionan dos librerías especializadas en literatura infantil con locales abiertos al público: Barco de papel, ubicada en Gregoria Matorras de San Martín 825, y Saltacharcos Libros, en Gualeguaychú 167. Con distintos recorridos, ambas propuestas cuentan con una variada y original oferta de producciones editoriales pensadas para las infancias. Estas y otras experiencias, como la tienda on line Lo de Juli, dan cuenta de un rico escenario de libros y lecturas para las niñeces.

Hace pocos días Saltacharcos inauguró su espacio, pero su origen se remonta a cinco años atrás bajo otro formato. Así lo cuenta su dueña, Ana Clara Knopp, «primero fue una estantería en el living de mi casa y dio su primer paso afuera con la Feria del Libro de Paraná de 2017. Desde entonces anduvo de feria en feria, con un espacio semi estable, tipo showroom, que armamos con mucho amor en casa de mi genial y generosa madre, en la esquina paranaense de Soler y Clark».

Barco de papel funciona en su sede cercana al Patito Sirirí desde hace poco más de un año. Sobre este tiempo transcurrido, su titular, Sofía Daichman, dijo «creo que ha sido un buen año en un contexto inflacionario muy difícil. Si bien hay una gran demanda de libros infantiles todos sabemos que también hay otras necesidades».

 

 

Características

Sofía describe su propuesta del siguiente modo: «Barco de papel intenta ser un lugar donde se pueda ejercer el derecho al acceso a la cultura. Es difícil porque claramente es un emprendimiento comercial y es muy dificultoso mantener los precios, aún en las ediciones más económicas, y garantizar una buena literatura». En este sentido, también expresó: «intento tener una gran cantidad de literatura nacional, también algunos sellos importados por distribuidoras del país, y, algo que me interesa mucho, es la producción regional. En ese sentido, en este año se han ido acercando o yo he ido buscando autores y autoras de la ciudad, de Entre Ríos y de Santa Fe».

El local de Saltacharcos Libros está al lado del icónico Centro Cultural La Hendija, no por casualidad. «Una propuesta de Ediciones La Hendija, con quien compartimos ferias y otros espacios, y que se caracteriza por su generosidad en materia de habilitar espacios para la cultura en Paraná, trajo la posibilidad de abrir este local a la calle de forma conjunta. Por eso en Saltacharcos se encuentra el fondo de literatura infantil que tanto nos gusta, junto a todos los títulos publicados por La Hendija, que tiene un catálogo amplísimo de títulos sobre educación, trabajo social, filosofía, historia, narrativa y poesía».

 

 

De la virtualidad al cara a cara

Sobre el período previo a la apertura de su local, Ana Clara explicó: «a través de las redes sociales siempre estuvo la posibilidad de coordinar visitas y pedir recomendaciones. Eso floreció intensamente con los aislamientos de 2020, en que la conexión con lectores y compradores se volvió exclusivamente virtual, a través de la atención personalizada vía WhatsApp y envíos a domicilio. Esa posibilidad continúa hasta hoy, en que muchos adultos regaladores de libros encuentran comodidad y confianza» y agregó: «si bien esa época tuvo el encanto de las largas charlas virtuales, fue muy lindo volver a feriar y reencontrarnos cara a cara con los lectores, e ir recuperando algunos espacios ganados antes de la pandemia, que con tanto gusto compartimos con editoriales y librerías de acá».

 

Vocación

Consultada por la razón de haber elegido el rubro infantil, Sofía dijo: «vengo del cine y siempre estuve vinculada a la educación. Me especialicé en contenidos infantiles desde el audiovisual y después, medio vocacionalmente, a través del mundo del cómic, la historieta y el dibujo terminé trabajando con niños en escuelas y en talleres. Naturalmente, me fue atrayendo el mundo editorial y en un momento empecé a diseñar, a escribir, a hacer asesoría de guiones. Así que terminé acá, en este mundo encantador y maravilloso que es la literatura infantil».

Por otra parte, también dijo «creo que hubiese sido muy feliz como niña si hubiese conocido un lugar como mi librería con una gran biblioteca dispuesta. Hay una sala de lectura. Los libros se pueden tocar, leer, hojear. Eso es parte del plan de la librería». Finalmente, completó «es muy lindo poder hacer esto en Paraná. La literatura infantil es una práctica cultural que nos hace bien a todos».

Por su parte, Ana Clara sostuvo que lleva adelante su proyecto «por convicción, por gusto, por oportunidades; varios lindos factores. La lectura de libros físicos es algo que todo niño y niña debe experimentar. Hace años, la literatura infantil se pensaba como una hermanita menor, menos importante que la literatura dirigida a jóvenes y adultos. Por suerte hubo grandes defensoras y defensores del derecho de las infancias a la buena literatura, y hoy podemos disfrutar de literatura sin adjetivos, como dice María Teresa Andruetto. Muchas editoriales hacen prevalecer las buenas obras por sobre las categorías etarias, y eso enriquece mucho la experiencia lectora de los chicos, y de los grandes también: suele suceder que muchos adultos encuentran un tesoro en obras que originalmente fueron publicadas para niños, ¡en buena hora! Hay muchísimo para descubrir y disfrutar. Los autores y autoras al igual que los ilustradores, despliegan una magia única al crear pensando en los chicos, porque sabes que ellos son los únicos que seguramente puedan entender y gozar de esa magia, sin limitaciones, prejuicios ni tapujos». Luego agregó «conocí, por cuestiones laborales, a las primeras editoriales que habitaron la librería, y me encantaban para los chicos de mi entorno: sobrinos, amigos y luego mis hijos. En aquel momento, eran editoriales poco comunes, difíciles de encontrar aquí. Y me gustó la idea de que nadie se quedara sin leerlas».

 

 

Otra forma

Además de las librerías que cuentan con local, existen otras experiencias como la de Juliana Spiazzi que, en 2020, transitando la pandemia, lanzó su tienda online Lo de Juli. «Fui dejando por completo mis trabajos como psicopedagoga para apostar de lleno a este nuevo proyecto. Empecé ofreciendo una hermosa selección de libros en Paraná y rápidamente comenzaron a llegar compras de diferentes puntos del país, lo cual me sorprendió muchísimo», contó a 170 Escalones.

Con respecto a esta forma elegida ha observado lo siguiente: «muchas familias con niños pequeños lo que más valoran y menos les sobra es tiempo, entonces esta modalidad creo que resultó muy acorde a sus rutinas» y agregó «los asesoro o eligen solos porque hay muchos filtros en la tienda para que sea fácil elegir y después se los les envío o pasan a retirar por el punto de retiro gratuito. Tengo muchas clientas que eligen sus libros de madrugada cuando sus bebés duermen o quizás un domingo temprano. De otra manera en el día a día se les hace difícil. Esto me llevó a tener en cuenta otros puntos de vista saliendo de la mirada tradicional de horario de comercio».

Consultada por su elección del rubro de las infancias, señaló: «cuando arranqué no conocía librerías infantiles en Entre Ríos, como mamá había muchos títulos que me gustaban y tenía que traerlos desde Buenos Aires o en páginas internacionales por lo que el envío era muy costoso. También me pasaba de ir a grandes cadenas de librerías donde muchas veces no me sabían asesorar. Como psicopedagoga me pasaba que naturalmente vivía recomendando libros a mis compañeras psicólogas, fonoaudiólogas, terapistas ocupacionales y me di cuenta que eso que hacía tan natural y placenteramente podía convertirse en mi trabajo. Poder traerles esos libros difíciles de conseguir y asesorar a las familias se convirtió en un placer tremendo» y agregó: «lo que más valoran es mi rol en la “curaduría”, elijo cuidadosamente cada libro que traigo, la selección que hago es totalmente personal y tiene ciertos criterios. Solo traigo libros que puedo recomendar. En estos casi dos años y medio de la librería también hay cosas que se van mejorando gracias al ida y vuelta con mis clientas. Desde que arranqué mi única publicidad ha sido la de mis clientes felices que recomiendan de boca en boca. Estoy muy agradecida».

El próximo paso de Juliana es mudarse con su proyecto a Oro Verde. Al respecto, afirmó «como familia estamos construyendo nuestro hogar en Oro Verde y me pareció una buena idea poder llevarme la librería y trabajar puertas adentro. Es una modalidad que en Buenos Aires se usa mucho: atendés a tus clientes con cita previa. Les doy exclusividad y ofrezco una experiencia distinta. Es el modelo que hoy en día elijo, prefiero y disfruto. Tener el beneficio de que sea todo online, pero a la vez si quieren venir personalmente está el espacio diseñado para recibirlos. Nunca tuve el objetivo de tener un local a la calle. Me gusta eso misterioso que hay en un espacio donde podés atender de manera personalizada y que las clientas puedan venir con el mate, esperarlas con un té, escucharlas y asesorarlas en lo que están buscando o necesitando. Luego de ir contándoles a muchas familias que me mudo a Oro Verde me sorprendió la cantidad de personas que viven por esa zona y barrios de zona Sur de la ciudad. Por lo pronto, enero y febrero seguiremos en Paraná. La mudanza está proyectada para marzo».

 

Consolidación del sector

En relación al crecimiento de la producción de obras pensadas para las infancias, Sofía consideró que esto pasó «por un montón de motivos. Parte, por el acceso a las tecnologías de impresión, de diseño y del dibujo; también por una gran escuela de autores argentinos de literatura infantil; y por una tradición muy fuerte de grupos editoriales con mucha convicción de lo que estaban queriendo producir en relación a la literatura específica que decantó en nuevos estilos de contar y en una visión respetuosa con el niño lector. Una versión de la literatura que no lo subestima, que lo desafía, que lo pone en un lugar crítico o incómodo, siempre desde el juego».

 

Consumos

Con respecto a las demandas, Sofía indicó «hay editoriales que vienen con su gran armado publicitario. Por ejemplo, Penguin u Océano publican escritores de YouTube. Si bien yo accedí con un poco de prejuicio, después de conocer las obras y de ver cómo son los procesos de los chicos al leerlas, me pareció, como decía una colega, que todos los lugares de entrada a la lectura son válidos. A veces vienen buscando libros porque un instagramer, un bookgramer o un tiktoker lo recomendó. Está bien que en una librería puedan encontrar eso porque es parte de su identidad. A veces, hacen esos recorridos y, de repente, uno les puede acercar otro tipo de lecturas y se animan un poco más y adoptan el hábito».

Ana Clara opinó que «lo que les atrae a niñas y niños es tan variado como ellos mismos. Algunos van a los libros informativos porque adoran tener conocimiento. Otros son cuentistas clásicos y aman las historias. Incluso, se animan a novelas cortas. Muchos flashean con los libros interactivos, o se embelesan irremediablemente con una tapa; otros no se dejan impresionar tan fácilmente y leen desde la primera a la última página antes de decidirse. Los cuentos-canción y la poesía conquistan a muchos, también. Pero algo que seguro les gusta y los impulsa a llevarse un libro a casa es una cuestión fundamental: que los dejen elegir y respeten sus gustos».

A su vez, Sofía también sostuvo al respecto: «están teniendo mucho peso los libros de crianza. Son libros para dejar los pañales, comer las verduras, no pelear al hermano. Estas preocupaciones que tenemos como adultos también encuentran su eco en la industria editorial y hay un gran mercado para eso. También son lecturas válidas porque lo importante es que haya un momento de encuentro».

 

 

Sugerencias

En cuanto a las recomendaciones Sofía dijo que suele sugerir «historieta infantil. Es una hermosa entrada para la lectura. También defiendo que se puede leer sin saber leer. Se pueden leer las imágenes, tenemos libros mudos, tenemos diferentes cosas que permiten la interpretación a cualquier edad. También nos gustan muchos los libros informativos, de divulgación científica o con alguna introducción a la filosofía».

Al mismo tiempo, Sofía afirmó «la recomendación es que la lectura esté siempre mediada o acompaña por algún adulto que pueda dar una visión o que pueda ayudar a dar una lectura o estar ahí para escuchar atentamente».

 

Bonus

En Barco de papel se llevan adelante algunos talleres; por ejemplo, uno de historieta para niños y preadolescentes; otro de lecto-escritura; y otro de cuentos y juegos. También tiene lugar La ronda de cuentos que consiste en la participación de autores, autoras, narradores y narradoras que comparten sus textos. Este último es con entrada libre y gratuita.  «Por supuesto que a mí me sirve como promoción en un sentido comercial pero también me interesa como difusión de la obra local. Eso es muy importante para mí. Tenemos que funcionar como una cadena de producción y el autor es el alma de todo esto. Creo que la literatura infantil se está instalando como una práctica cultural en la familia y en la sociedad. Es algo que hay que alentar porque es un valor. Con estas rondas sucede que los niños salen encantados. Siempre condimento a los textos que vienen con alguna otra producción que dialogue con ellos, de otro autor, de otro lugar, de otro formato», afirmó Sofía.

Además, en paralelo, esta librera lleva adelante un club de libros que funciona por suscripción en el que todos los meses los chicos reciben un paquete con libros y actividades o juegos que acompañan la lectura. «Tenemos en cuenta cuál es el perfil como lector de cada niño, qué temas les gustan, y tratamos que las lecturas que les lleguen sean estimulantes. La función es fomentar el hábito de la lectura, incentivar el gusto por la literatura y por la escritura. Es muy increíble, pero he visto chicos gritando de alegría. Es una experiencia muy linda».

También en el local de Saltacharcos hay un espacio dispuesto para futuros talleres y encuentros.

De este modo se configuran en Paraná las propuestas de librerías infantiles con libros y experiencias de lecturas que muy posiblemente dejen huellas literarias en la vida de quienes transiten por estos espacios.

 

 

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.