24 de octubre de 2021

Las crónicas de Alfieri

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS FRANCO GIORDA

.

.

El periodista Guillermo Alfieri escribió entre julio de 2014 y abril de 2018 una serie de afinadas crónicas que fueron publicándose durante ese período en su cuenta de Facebook. Este trabajo ha sido reunido recientemente por la Editorial de Entre Ríos bajo el formato de libro con el título Crónicas en claroscuro, misma denominación por la cual fueron dadas a conocer originalmente.

Las piezas periodísticas compiladas no solo permiten conocer o recordar personas y episodios de la historia, la política, la literatura, la música, el deporte, el cine u otros ámbitos de la vida humana sino también acceder al propio mundo y carácter del autor.

 

 

El amplio abanico temático abarcado se corresponde con la curiosidad sin límites de Guillermo y, al mismo tiempo, con su vasta cultura forjada en la lectura, el visionado de películas, la escucha activa de composiciones musicales, la fértil conversación con personas de toda índole y la atenta observación de lo que sucedió en su tiempo. Ese espectro de intereses, aterrizado en piezas comunicacionales, ha sido organizado en ocho capítulos en el volumen referido. Estas agrupaciones temáticas llevan por títulos Personas y personajes, Estampas, Historia argentina, Dictadura, Literatura, Música, Deportes y Última crónica.

Con gran capacidad expresiva, plasticidad en el uso del lenguaje y admirable poder de síntesis, el inquieto periodista fue capaz de abordar cuestiones intrincadas de la historia y la política de una manera clara e inteligible. Estas virtudes manifiestas, adquiridas en su larga trayectoria, también lo han dispuesto a delinear el perfil tanto de personajes mundialmente célebres como de vecinos de a pie de una manera siempre interesante y creativa.

Se ocupa, con la misma soltura y profundidad, de Fidel Castro, Charles Chaplin, Beethoven, Muhammad Alí, Aurelia Vélez, Justo José de Urquiza, Carlos Menem, Ofelia Sors, Eduardo Broguet o Augusto Nux, pero también de una vecina de su juventud, de sus amistades o de referentes paranaenses de distintas disciplinas. Con prestancia admirable aborda cuestiones vinculadas a la democracia, el periodismo, la constitución nacional, la última dictadura cívico militar, la educación, la lucha sindical, entre otros tópicos. No evade las tensiones y contradicciones que procesos históricos y protagonistas puedan generar; asume la escritura con espíritu crítico en vistas a la reflexión compartida.

En el tratamiento de los temas, se advierte un convencimiento por la democracia, el federalismo, la autonomía de los pueblos y las personas, los derechos humanos, la coherencia, la dignidad y la autenticidad. Al mismo tiempo, queda de manifiesto una crítica a los autoritarismos, los verticalismos, las arbitrariedades, las injusticias, los abusos de poder, las falsedades, la corrupción. En la producción se aprecia tanto el tratamiento ecuánime de los asuntos más polémicos como sus posturas sin ambigüedades que apelan al argumento racional y a la evidencia empírica.

 

 

El compromiso de Guillermo con el tiempo que le tocó vivir y la responsabilidad con la que abordó el oficio periodístico, lo hacen trascender más allá de sus años de vida. La superación de su propia época se manifiesta en el recuerdo vigente tanto de sus allegados como de colegas, estudiantes y del público que recepcionó sus trabajos. En este sentido, ha dejado una obra compuesta por una infinidad de producciones periodísticas y otras publicaciones editoriales como El libro de Alipio Tito Paoletti (2008), Coloquios de la Comarca (2011) y Ver de memoria (2013).

Comprobando el principio de que «el todo es más que la suma de las partes», Crónicas en Claroscuro, incluido en la Colección Homenaje del mencionado sello editorial, habilita a ampliar el sentido propio de cada una de las crónicas que lo componen. Una de esas dimensiones que aparecen con mayor claridad en esta reunión del trabajo desarrollado a lo largo de cuatro años es la posibilidad de reconstruir parte de la biografía del autor, de sus ideas, de sus lugares (Buenos Aires, La Rioja, Paraná, Alpa Corral o Madrid), de su vínculo con personas de diferentes esferas, de su trayectoria por este mundo.

Otro punto alto de la escritura de Alfieri es la manera de narrar hechos de su vida cotidiana, incluso de su intimidad, de un modo que cobran un interés que supera largamente la mera autorreferencialidad. De esta manera, la propia experiencia del autor cobra relevancia general, válida para cualquier lector. Por más particular que pueda ser la anécdota o la referencia, Alfieri descubre el modo justo de contarla para despertar la atención y volverla compatible con la receptividad del destinatario.

 

 

El prólogo de su compañera Mercedes Porqueres refiere con belleza a la cocina de las piezas elaboradas por Guillermo. Allí da cuenta del rito de la escritura que empezaba por un manuscrito — elaborado en medio de pilas de libros, el mate y el cigarrillo –, continuaba con el tipeado en la computadora por parte de la propia Mercedes, para luego ser corregido y reescrito hasta alcanzar el registro deseado. Al mismo tiempo, describe el contexto hogareño donde se desarrollaba la acción – sobre la mesa del comedor diario y bajo la luz natural ingresada por el vitraux de un ventanal –. En su texto, Mercedes le habla directamente al lector para quien condensa con claridad el espíritu de la obra: «Crónicas en Claroscuro le harán recordar, le informarán, le otorgarán datos precisos y le invitarán a conocer personalidades y personajes; no permanecerá usted indiferente».

Esa promesa de que la indiferencia no será un sentimiento que anide en los lectores y lectoras se cumple, entre otras razones, por la forma en que Guillermo enlaza lo micro con lo macro, lo rutinario con lo trascendente, lo familiar con lo social, lo particular con lo universal, logrando de este modo representaciones novedosas y fértiles de los temas y personas de los que se ocupa.

Crónicas en claroscuro es el producto de una vida bien vivida y de una pasión irrefrenable por preguntarse por qué pasa lo que pasa y contarlo de la mejor manera posible pensando en un público activo.

 

.

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *