28 de noviembre de 2020

La Rifa en su paraíso

TEXTO Y FOTOGRAFIAS PABLO RUSSO

.

.

La rifa del viento presentó «Otros paraísos», su segundo disco, con gran despliegue musical y escénico sobre las tablas de la sala Verónica Kuttel en La Vieja Usina, el primer viernes de septiembre.

Alfonso Bekes en guitarra y voz; Juanjo Cáceres en bajo y coros; y Atilio Notargiacomo en batería hicieron su aparición envueltos en humo, cerca de las 22:30, para dar comienzo al sonido de «Diosa», segundo corte del disco estrenado este año en todas las plataformas virtuales posibles. En continuado hicieron «Raggastic»–único tema del grupo en el que Alfonso Bekes comparte autoría con Adriano Demartini– y entonces comenzaron a desfilar invitados: Natalio González Petrich en teclados, Electra Barbagelata en coro y Georgina Squilachi en danza se sumaron a «Un sueño estalla».

 

 

El espacio estaba dispuesto para un recital de rock, es decir, las sillas apiladas y gran parte del salón libre para bailar o moverse a gusto; pero el público decidió ir ubicándose en los asientos arrimados desde el fondo, cual jurado de un concurso de talentos. La energía del escenario, por momentos, contrastaba notablemente con la gente sentada, excepto por una niña abocada a la danza desprejuiciada al pie de los músicos. En el sonido, al equipo técnico del centro cultural se sumaron Lorenzo Osorio y Lautaro Biassiso (que anduvo entre el público monitoreando constantemente los volúmenes con una tablet).

 

 

«Hay veces que el presente se parece tanto al pasado que asusta», introdujo Bekes a la imponente versión de «Canción de Alicia en el país», que Serú Girán incluyera en 1980 en el álbum Bicicleta. «Luna negra», que el cantante encuadró haciendo alusión a los influjos de nuestras vidas que no vemos a simple vista, contó con Nadir Jozami en guitarra, nuevamente la voz de Electra y Antonella Squilachi en danza, manipulando una esfera. A propósito de influencias, a esa altura quedaba claro para los presentes desprevenidos que La rifa… se nutre no solamente de Luis Alberto Spinetta (el nombre refiere al título de un tema de Mondo di Cromo y los inicios de la banda se remontan a un homenaje al flaco en 2013), sino también de Charly García, Gustavo Cerati, del rock progresivo de los setenta y de algunas joyas de los noventa. «Era muy común empezar un ensayo de La rifa viendo videos, desde una obra sinfónica de Igor Stravinsky hasta un recital de Wheater report (jazz fusión), o escuchar un disco del violero de Meshuggah (heavy metal nórdico), hip hop o música experimental electrónica», le cuenta Bekes a 170 Escalones. «De ahí surge todo esto: el gusto por el rock que no tiene un límite», añade. El artista de 35 años, que en su universo personal absorbió la dedicación a la literatura del padre, las artes plásticas de un tío y la música latinoamericana que se escuchaba en su casa; comenzó a descubrir durante su adolescencia bandas como Rage Against the Machine, Korn, Yes, King Crimson, The Beatles, Led Zeppelin y otras que abonaron la tierra fértil de este combinado actual, que nació con Lucas Solari y Adriano Demartini y que hoy pasa por su quinta formación, de regreso al formato trío desde hace un año.

 

 

El toque siguó con «Coral», «Si pensás», «Caminante» (con María Elena Vázquez en danza), «Single Mindset» (con Francisco Aguirre en guitarra), para  luego versionar a Soundgarden en «Black hole sun»,  junto a Román Gamarra. «Una noche», «Conjuro» (con Fran Aguirre y las tres bailarinas) y «Bios»cerraron el show. «Conjuro» deviene de un tema de Gustavo «Cuchi» Leguizamón, «Cantora de Yala», con el que Alfonso comenzó a jugar hasta convertir los doce compases estructurales de la zamba en una base funky a la que después fue modificando, re armonizando y cambiando la letra. El bis fue una rememoración a Spinetta: «Cuenta en el sol», para despedirse entre aplausos con «la familia» de invitados sobre el escenario. Así, las casi cien persones que estuvieron en La Usina el viernes pudieron escuchar, además de temas del primer disco y un par de homenajes, las ocho canciones que componen Otros paraísos, obra que cuenta con la producción de Anael Cantilo.

 

.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (2)
  1. Alfonso Bekes dice:

    Gracias Pablo!!

  2. Juanjo Cáceres dice:

    Gracias Pablo! buenísima la crónica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *