18 de septiembre de 2021

La radio y la mujer: 100 años en construcción

Un siglo de radio

TEXTO JOHANNA PELTZER

.

.

La radio siempre ha difuminado las fronteras de las clases sociales, siendo el más popular de los medios de comunicación debido a su bajo costo. Sin embargo, los límites en el género estuvieron desde el principio, sobre todo en quienes hacían oír sus voces en el éter.

En un contexto sonoro en el que los varones han predominado mucho tiempo, las mujeres tuvieron que sortear diversos obstáculos hasta hacerse espacio. Incluso la primera vez que se transmitió por ondas, allá por 1920, fueron cuatro varones «Los locos de la Azotea». Tal vez en algunos lugares hoy siga siendo minoritaria la presencia de ellas en la radio, pero ya no sorprende ver programas conducidos y producidos íntegramente por mujeres.

 

 

De economía, sociedad, moda, fútbol, política o ambiente, las mujeres aportan una mirada distinta y han contribuido a moldear el centenario de historia de la radio. ¿Qué diría Niní Marshall si resucitara hoy y se diera una vueltita por el dial? Probablemente encontraría cambios en los contenidos, atravesados por una virtualidad abrumadora, pero poco riesgo respecto al rol que se le exige a la mujer.

Porque los límites a la hora de tomar las riendas del aire siguen estando. Cuántas veces hemos escuchado a la voz femenina como adorno, para leer el clima, los mensajes de la gente. ¿Una columna de economía o deporte hecha por mujeres? Pocas, y mucho menos en las AM. ¿Qué es lo que falta para que la paridad de género sea una realidad en los medios de comunicación?

 

 

Mujeres al timón

Si algo nos dejó este pandémico 2020, es que dos mujeres paranaenses rompieron el cristal de los puestos de decisión mayoritariamente masculinos y son ahora directoras de radios. Se trata de María Waingandt por Radio Costa Paraná y Silvina Ríos por LT 14 General Urquiza.

«Cuando me llamaron fue toda una emoción, un desafío enorme. Hace años hago radio, pero nunca en este rol, el de la gestión, donde siempre ha habido varones», señaló Waigandt, flamante ejecutiva. «En la mayoría de las emisoras prima lo masculino. A la mujer no se le ha dado lugar, pero es por una construcción cultural y romper con eso cuesta tiempo. Tiene que haber un espacio donde la mujer se empodere. Tenemos con qué», aseguró.

Radio Costa Paraná está en plena reorganización de contenidos y, en esa puesta a punto, el objetivo es la pluralidad. «Queremos que sea una construcción ciudadana, local, con perspectiva de género, darle una voz a aquellos que no tienen espacio en radios comerciales. Mi deseo es que sea lo más equitativo posible», indicó María, quien agregó que está pensando en capacitaciones de dicha índole para todas las personas que formen parte de la estación.

«Ha cambiado mucho nuestro papel. Ahora hay cosas que cuando empecé, en 2003, eran impensadas. Hoy estoy conduciendo un programa en FM Universidad junto a Maru Trovatto y recuerdo que la noticia fue que era el primer programa conducido por una mujer», añadió.

 

 

30 años de experiencia sonora

Claudia Martínez es una legendaria de LT 14. Hace más de tres décadas es parte de la radio nacional y le ha tocado estar en todos los frentes de batalla: producción, locución, conducción, columnas y móvil de exteriores. «Para mí la radio es mi casa, he pasado más de la mitad de mi vida adentro. Todo pasa por ese lugar. No me aburro porque todos los días es algo nuevo», inició emocionada.

Desde los ‘90 para acá, «son menores las distancias en cuanto al género», aseguró Martínez. «Te diría que actualmente somos más mujeres que varones en la radio, o bastante parejos, pero eso no significa que exista una consideración. La idea de la mujer relegada todavía sigue existiendo como concepto», indicó y celebró la elección para la dirección de Ríos, que ahora lidera los destinos de la radio.

A Claudia la rebeldía le sale por los poros y así es como llegó a donde está. «Cuando yo elegí esta carrera, mi mamá me dijo que me iba a morir de hambre y mi papá dijo ‘el mundo es de los audaces’. A mí, ser mujer, no me condiciona para nada. El lugar como mujer nos lo merecemos, pero también tenemos que ganárnoslo. Nunca pensé que fuera un rubro de varones, porque sabía lo que quería», manifestó.

«A las jóvenes de ahora las veo más conscientes, empoderadas, tienen más herramientas, hay toda una legislación, pero falta mucho más. Lamentablemente, tenemos que seguir demostrando que podemos trabajar de lo que hacemos y que podemos estar a la par de los varones en eso», concluyó.

 

 

Comunicar desde el género

Sandra Miguez también supera las tres décadas haciendo radio y a partir de este lunes 10 de agosto estará en la conducción de la mañana de LT 14. Palpitando el debut, aseguró que ese lugar no es casualidad: «Que en 75 años una mujer dirija por primera vez la emisora, significa algo. Donde llega una mujer, llegamos todas, y también las disidencias».

En un largo recorrido por los diferentes roles en el dial, Miguez fue testigo y protagonista de la transformación de la mujer. «Ha habido mujeres muy destacadas en la radio, a nivel local, Ana María, a nivel nacional, otras. El tema es que era una sola, en un ámbito mayoritariamente de varones. En los últimos años ha cambiado con el avance del movimiento feminista y la postura que tomamos las propias periodistas hacia adentro de los medios de comunicación», explicó.

La comunicación desde el género: ese es el estilo de Sandra, tanto en sus redes sociales como al micrófono. «Empecé hace muchos años, creo que en 2004 en un congreso en Buenos Aires donde nos convocaron. Ahí me di cuenta que había más gente haciendo lo que llevábamos adelante hace tiempo, que era una comunicación inclusiva, responsable. Tiene que ver con entender que el periodismo tiene un rol humano y es un derecho fundamental. Desde ahí empecé a focalizarme en eso, en propiciar espacios abarcativos».

«Todavía existe ese rol estereotipado de los temas que tiene que tratar una mujer al aire, que son los segmentos blandos. Pero se viene dando ese empuje a estar en espacios centrales», indicó Miguez, y finalizó: «Veo en las jóvenes ganas de aprender, con una energía preciosa y es posible gracias a las que hicimos camino. Celebro ser parte de esa transformación».

Sin dudas, hay garra y corazón en cada testimonio y en cada mujer que pelea su lugar. Son cien años donde todavía falta trabajar sobre los mandatos del sistema patriarcal en la radio y en los medios en general. Tal vez ahora las diferencias sean más sutiles, pero también la huella de las mujeres es cada vez más profunda. Trabajar en red, por la igualdad y sin competencia, para que lleguen todas: esa es la deuda. Ojalá se salde pronto.

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *