16 de septiembre de 2021

La historia detrás de EYA

TEXTO JOHANNA PELTZER

FOTOGRAFÍAS PABLO RUSSO y MUNICIPALIDAD DE PARANÁ

.

.

La escultura inaugurada por el Municipio en el marco de la Semana de la Mujer causó polémica por diversas razones que culminaron con su quita de la Plaza Mujeres Entrerrianas, donde había sido emplazada. Ahora, se abrió una investigación.

 

Varias fueron las actividades que diagramó la Municipalidad de Paraná por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Entre ellas, el viernes inauguró una escultura «en conmemoración de la lucha contra la violencia hacia las mujeres», según rezaba la placa. EYA fue el nombre que eligió su creador, el artista Marcelo Agusti, quien tiene una amplia trayectoria en el rubro.

La instalación de la figura causó un fuerte rechazo popular en redes sociales por diversas razones. Una de ellas fue la forma en la que estaba la mujer representada: «No estamos rendidas», «nos ponen en lugar de víctimas y no de lucha», «feo lo que representa», fueron algunos de los comentarios que surgieron en Facebook. Incluso la reconocida página nacional Antiprincesas publicó un meme al respecto.

Otro punto polémico fue que el autor sea varón y que haya sido donada: «Me parece una tomada de pelo», «por qué no buscaron a una mujer» y «encima es una sobra, nadie la quiso», fueron otras de las interpretaciones de los y las cibernautas. Sin embargo, el reclamo llegó a boca de todos y todas cuando al propio artista se lo acusó de violento.

 

 

Ella, donada

La creación llegó a las manos de la Municipalidad por la propia iniciativa del autor. «En diciembre del año pasado, el artista nos comunicó que tenía la voluntad de donarla para que sea instalada en algún espacio público. Lo investigamos a él, sobre todo los obras y exposiciones que tenía en la provincia y Paraná Campaña y la aceptamos. En el verano perdimos un poco el contacto, pero en marzo él se vuelve a contactar y ahí decidimos el emplazamiento», contó María Olier, directora de Museos y Patrimonio Histórico, en diálogo con 170 Escalones.

«Nosotros entendíamos que era un artista local y que ese tipo de esculturas que tienen una alegoría sencilla son muy apreciadas por el público. No hicimos tanto hincapié en la valoración artística porque siempre puede haber detractores y defensores en lo que representa», agregó Olier. «¿Hubiese sido lo correcto hacer un concurso para emplazar una obra por la Semana de la Mujer? Seguramente, pero se trabajó desde una donación y no había otra intención más que aprovecharla», expresó.

Tanto los concursos municipales como los provinciales tienen una fecha establecida por norma. «El próximo salón es en septiembre y en junio se abre la convocatoria. Probablemente en los siguientes, en su apartado escultura se va a intentar remediar el suceso. Hemos reconocido el error y a partir de esto creo que se va a generar una política de donaciones menos floja y más cuidadosa», cerró la directora.

 

 

Ella, rechazada

La escultura comenzó a pensarse y crearse en 2018: «La presenté en 2019 para el Salón Anual de Artistas Plásticos y no entró, como ha habido otras que no lo han hecho y a esas yo las dono o las regalo», contó Marcelo Agusti a 170 Escalones. «Yo había hablado hace rato en la Municipalidad para donarla, pero nunca supe que la iban a ocupar para la Semana de la Mujer, hasta ese momento», aseguró.

Sobre qué lo llevó a realizar la obra, Agusti indicó: «Vivo rodeado de mujeres. Tengo cuatro hijas y mi señora, entonces me inspiré en ellas. Quise representar lo que viven en silencio y no quieren mostrar, la lucha que lleva cada una adentro. EYA está agachada porque está pensando, agobiada y cansada. No voy a hacer una escultura donde esté saltando o alegre porque esa no es la verdad, la mujer argentina sufre mucho maltrato. Yo quise representar la realidad».

Los comentarios en las redes también llegaron hacia sus oídos: «Negativos son los menos y a mí me pegan mal, pero las que más sufren son mis hijas», manifestó. «El arte tiene libre interpretación, pero no con ofensa», finalizó.

 

 

Ella, acusada

Más allá de las interpretaciones que hicieron los diferentes usuarios digitales, la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná también trabajó al respecto. Convocaron a una reunión especial en el lugar para discutir el tema, pero justo antes la comuna tomó la decisión de quitarla. «No nos parece nada inocente que la sacaran justo antes de juntarnos. Esta escultura nos pareció aberrante porque no representa el empoderamiento y la construcción colectiva que venimos haciendo hace años desde el movimiento. Nos muestra vulneradas y no consideramos que estamos siendo eso en este momento», aseguró Macarena Cornejo en diálogo con 170 Escalones.

“Estamos enojadas por la falta de tacto que hubo en esto: una escultura en honor a mujeres violentadas hecha por un macho violento. Si bien no hay denuncias penales formales, sí las hay públicas de compañeras que fueron vulneradas por este escultor y repudiamos eso», añadió.

De cara al futuro, Cornejo fue determinante: «No queremos que esta escultura nos aparezca en otro día de lucha nuestra, que la pongan en el medio de la Costanera un 3J. No queremos una reubicación. Probablemente, si no hubiese sido retirada hubiéramos hecho intervenciones o tomado cartas en el asunto, pero no llegamos. Sin embargo, vamos a estar atentas a lo que ocurra con esta situación», puntualizó la activista.

 

 

Ella, retirada

Más allá de los críticas negativas o análisis que las personas puedan hacer de una obra en particular, la incriminación del autor como persona violenta causó ruido en el Palacio Municipal y fue la propia Subsecretaría de la Mujer que tomó cartas en el asunto. En conjunto con otras áreas de la comuna, se decidió quitar la obra momentáneamente hasta que se aclare la situación.

«Frente a casos de pública preocupación y priorizando el criterio garantista hacia las personas en situación de víctimas de violencia por razones de género, procedimos al retiro preventivo de la escultura EYA. Nuestra prioridad es garantizar los derechos de las mujeres y diversidades, su atención y acompañamiento frente a cualquier tipo de violencia, opresión o desigualdad», expuso el comunicado emitido desde Paraná Cultura que fue difundido este martes.

Al respecto, Cristina Ingleson, subsecretaria de la Mujer, le explicó a esta publicación las razones de la medida: «El arte es subjetivo y todas las expresiones deben ser habilitadas. Sin embargo, la obra no se sacó debido a esas interpretaciones, sino porque tuvimos conocimiento de la preocupación pública respecto de una situación de violencia de género. Cuidar a las posibles víctimas es nuestra función y compromiso», expresó.

«Lo vimos por las redes sociales y ahí comenzó nuestra tarea de profundizar el hecho, siempre cuidando la confidencialidad, el proceso y el derecho de las personas afectadas. Nosotros avanzaremos en acompañamiento, orientando y poniéndonos a disposición de las posibles personas vulneradas, como lo hacemos diariamente», subrayó Ingleson.

De esta forma, fueron cuatro cortos pero intensos días los que tuvieron a EYA como protagonista de la opinión pública. Ahora, la Municipalidad de Paraná procederá a investigar y evaluar la situación para resolver qué nuevas medidas se deberán tomar con respecto a la obra, a las posibles víctimas y a las futuras formas de aceptar donaciones artísticas.

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (1)
  1. María dice:

    la confidencialidad es tirar la piedra y esconder la mano. típico de “pueblo”. fascismo progre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *