25 de octubre de 2021

Instante urbano ∼ 51

 

 

Tal vez sea el único que no se divierte en el lugar. Con su mano izquierda apoyada en el manubrio de la bicicleta y la derecha en el asiento, pie cruzado en actitud de espera tranquila, el vendedor ambulante está detenido en ese preciso espacio geográfico en el que el pasto deja lugar a la arena y empieza la zona de los juegos destinados a las infancias. Fin de semana en el Thompson, entre los asadores públicos y la playa, con sus habituales mosquitos y jejenes pero, sobre todo, con su concurrencia primaveral a tono con la disminución de medidas de prevención pandémica. Para el hombre de los copos de azúcar es el momento ideal para salir a escena, enarbolando su oferta. En las preliminares a la puesta del sol el negocio no parece haber ido tan mal, ya que su armazón sostiene solamente tres unidades debidamente embolsadas, cual flores rosas de un lapacho dulce y comestible, a la espera del interés de la gurisada presente. 

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *