19 de julio de 2024

Imaginación y territorio, taller de cine

TEXTO 170 ESCALONES

FOTOGRAFÍA FICER

 

 

Los reconocidos cineastas María Alché (Familia sumergida) y Benjamín Naishtat (Historia del miedo, Rojo, El movimiento) ofrecerán un taller intensivo en el marco del Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (M) titulado Imaginación y territorio: el cine que aparece, en el que los participantes podrán desarrollar una mirada personal sobre el cine, la actuación y la puesta en escena. La actividad es gratuita con cupos limitados. En los próximos días se abrirá una convocatoria específica para quienes estén interesados en el taller, a través de las redes sociales del festival.

Ambos realizadores codirigieron Puan, largometraje que compite por la Concha de Oro en el próximo Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Además, Alché integra el jurado de la Sección Cine Nacional del Festival organizado por la Secretaría de Cultura de Entre Ríos.

El taller se desarrollará en dos encuentros, el viernes 8 y el sábado 9 de septiembre de 9.30 a 13.30, en la Sala Rubén Noble del Instituto Autárquico Audiovisual de Entre Ríos. Está pensado para realizadores, actrices, actores, técnicos audiovisuales y público cinéfilo con ganas de tener una experiencia de formación atípica, indicó Naishtat. Por su parte, Alché señaló: «La idea es que sea un espacio de reflexión sobre cine y también de pruebas, entender de dónde puede surgir una idea cinematográfica, reconocer los elementos que están a la vuelta y pueden disparar narraciones». La primera jornada estará dedicada al análisis, el guion y la puesta en escena; la segunda tendrá foco en la actuación, donde se compartirán herramientas desde el punto de vista del cuerpo, las voces y los diálogos.

 

 

La premisa de desarrollar una mirada personal significa tomar conciencia de que mirar es algo relevante, describió Naishtat: «es descubrir el mundo y la experiencia humana, y el cine es la prueba viva de eso». Para María, «todxs tienen la posibilidad de encontrar su propia mirada. Qué observo, cómo observo, qué cosas me dan curiosidad y cómo las conecto con otras, es algo que requiere entrenamiento y reflexión», agregó.

¿Cómo fueron concibiendo Alché y Naishtat sus propios modos de ver? «En mi caso personal, el cine fue primero, como espectador, una forma de viajar, de vivir todo tipo de experiencias. Es un dispositivo que nos permite salir, aunque sea por un momento, de nosotros mismos, lo cual puede ser un camino de revelaciones», confesó Benjamín. «Como cineasta, es sin duda una forma de investigar todo aquello que me resulta misterioso y fascinante: las emociones humanas, la historia de nuestro país, las relaciones de clase, el amor, la risa, el miedo. Al mismo tiempo, está claro que es, para una mayoría de personas, un entretenimiento, y también me resulta interesante el desafío de que esas investigaciones deban ser divertidas, entretenidas», agregó. María comentó que comenzó dedicándose a la actuación, participando de un grupo barrial. «Mi experiencia tuvo que ver primero con el hacer, con esa creación en grupo, y con encontrar ese procedimiento muy atractivo. Después descubrí que un rodaje tenía algo de esa misma forma de creación colectiva y a la vez súper específica, que permitía investigar en distintos campos: la observación documental, la historia, las letras, la filosofía, la poesía, la plástica, la música», detalló. Definió al cine como un arte desafiante y misterioso, en el que siempre está todo por aprenderse. «A su vez, como espectadora, las películas tienen una capacidad a veces más grande que la vida de hacerme comprender algo del mundo o de mí misma, y eso me resulta fascinante», concluyó.

 

Jurado

María Alché integra la tríada –junto a Paula Félix-Didier y Diego Mondaca- que conforma el jurado de la Sección Cine Nacional en esta edición del Festival Internacional de Cine de Entre Ríos.

Al ser consultada por los aspectos más relevantes a la hora de evaluar producciones, consideró: «Hay una parte que es menos racional y tiene que ver con algo que te ocurre con una película, como un veneno que te inocula, te afecta o te conmueve y vuelve a tu cabeza luego de haberla visto. Deseo que eso me pase con las películas y valoro esa primera impresión. Luego se pueden analizar distintos aspectos, los temas que aborda la película y la forma en la que los aborda. Su humanidad, su humor, y las fibras que toca».

 

 

Del 5° FICER a San Sebastián

Pocos días después del paso de Alché y Naishtat por Paraná, ambos participarán de la competencia oficial en la 71° edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián con el largometraje Puan (2023), codirección que Benjamín definió como un desafío alucinante. «Estamos felices con la película que logramos hacer, tanto más en esta encrucijada que atraviesa nuestra sociedad. Tenemos la ilusión de que pueda ser una herramienta de alguna especie para quienes la vean, para transitar el presente con más optimismo, y con la fuerza de sabernos parte de una tradición de memoria y de lucha», manifestó el realizador formado en la Universidad del Cine. Naishtat cuenta con experiencia en ese festival que se desarrolla en España: Rojo (2018) fue ganadora de la Concha de Plata a la Mejor Dirección, Mejor Dirección de Fotografía y Mejor Actor para Darío Grandinetti. «Vamos a San Sebastián con el orgullo de llevar cine argentino a una muestra prestigiosa, en un momento en el que la amenaza del fascismo ataca de manera frontal al cine y la cultura», consideró. 

Benjamín también escribió y dirigió El movimiento (2015), con el apoyo del Festival de Cine de Jeonju, el cual tuvo su estreno en el Festival de Cine de Locarno y ganó el premio a Mejor Película Argentina en el Festival de Mar del Plata y el Premio del Jurado en el Festival de Cine de Valdivia. Escribió y dirigió Historia del Miedo (2014), presentado en la Competencia Oficial de la Berlinale; recientemente adaptó por encargo el cuento La Virgen de la Tosquera, de Mariana Enríquez y prepara una adaptación de Los Siete Locos, de Roberto Arlt.

María, por su parte, destacó: «El hecho de codirigir, trajo una fuerza a todo el proceso y un aprendizaje enorme, que en mi caso, me permitió hacer cosas que no hubiese hecho sola. Puan es una película que escribimos juntxs y desde el primer momento quisimos mucho, en el sentido del amor que tenemos por los personajes y el universo que se cuenta. Es una gran alegría poder mostrarla en San Sebastián y compartirla en las salas de cine, con otrxs, con la expectativa de que pueda lanzarnos hacia el diálogo y el optimismo en este extraño presente».

Además de directora y guionista, Alché es actriz y docente de Dirección de Actores en la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica. Dirigió varios cortometrajes y con su ópera prima Familia sumergida (2018) ganó el premio Horizontes Latinos en el festival de San Sebastián, Mejor Guion en el Festival de Lima, Mejor Directora en Ficuna y Mejor Ópera Prima en el Festival de Gotemberg, entre otros.

 

 

 

Si te interesa lo que hacemos, podés suscribirte a la revista o convidarnos un matecito

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *