28 de junio de 2022

Gurisada y teatro, el público cómplice

TEXTO PABLO RUSSO

FOTOGRAFÍAS SALTIMBANQUIS

 

 

El ciclo Gurisada y Teatro sigue sus presentaciones de junio en la sala Saltimbanquis, combinando espectáculos con propuestas lúdicas, sorpresas y un conversatorio posterior a cada obra que apunta a la formación de espectadores entre las infancias.

La programación de este fin de semana desde las 16 incluye: Me regalás una Flor?, de Horacio Tignatelli a cargo del grupo UNDR de Concepción del Uruguay, este sábado a las 18; y MOCHyLOTA para una travesía grandota, por el grupo El Histrión de Concordia, el domingo 19. Ambas propuestas trabajan con la técnica del clown de distintas maneras. La sala está ubicada en Feliciano 546 y por la capacidad limitada las entradas son a la gorra y con reserva (al 3434047399).

 

 

La actual es la segunda edición de este ciclo, que cuenta con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro y la Secretaría de Cultura de Entre Ríos. «Hicimos la primera durante la pandemia como una forma de trabajar con nuestras puestas (del colectivo Saltimbanquis)», le contó Carlos Vicentín a 170 Escalones. «Funcionó con intermitencias debido al momento: a veces se podía y a veces no. Nos gustó cómo salió y decidimos encarar la segunda edición, con una puesta de nuestro colectivo, pero también convocando a otros grupos», agregó.

Los hacedores están contentos con los resultados al momento: «le hemos podido dar un formato que nos gusta, viene la familia, se disfruta de manera distendida y la estructura básica de cada jornada tiene que ver con nuestro espíritu, que nos centra en el teatro y en el público infantil, que es nuestra experiencia mayor», explicó Vicentín. «Es un público que siempre nos ha interesado y convocado, nos gusta muchísimo el trabajo que se puede realizar con las infancias», aclaró. El teatro es el núcleo de la convocatoria, pero ocurren también instancias lúdicas en las que se cantan canciones, se proponen juegos, actividades, desafíos y sorpresas. Desde la misma recepción se plantea la interacción entre artistas y público y, al finalizar cada espectáculo, se da una instancia de reflexión. «Es una especie de conversatorio en el que charlamos con los artistas acerca de lo que vimos y sobre cómo está hecho lo que vimos. Ponemos sobre relieve la técnica, los recursos, los estilos y los lenguajes que atraviesan una puesta heterogénea que permite apreciar distintas herramientas con la que los artistas construyen los espectáculos», detalló el teatrero. «Es una instancia breve, llevadera, no transformamos el espacio en una clase pero sí ayuda en la formación de espectadores. Brinda herramientas para poder apreciar con mayor competitividad próximas puestas; y a nosotros, les artistas, nos da una devolución de lo que se apreció y cómo. Nos parece muy rica esta propuesta. Siempre hay un mediador del colectivo entre les artistas y el público infantil y general», completó.

 

 

La decisión de trabajar a la gorra habilita a que cualquier persona pueda asistir a la función sin que lo económico sea un impedimento. «Creemos y confiamos en establecer otro tipo de vínculo con los espectadores en el que pensamos que el público va a ser honesto en la valoración del espectáculo», señaló Vicentín. El entusiasmo con el ciclo y la respuesta impulsó a los Saltimbanquis a agregar fechas más allá de junio: el primer fin de semana de julio, precalentando motores para las vacaciones de invierno. El sábado 2 se presenta el grupo Tengo una idea, desde El Bolsón en su gira Cordirata -de la cordillera a las cataratas- con CARPA DIEM disfruta la amistad; y el domingo 3 el grupo de Teatro y Títeres Catima presenta Rescatando a Margarita. Mismo lugar, misma modalidad.

 

 

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.