24 de febrero de 2024

Gastón Mena: el rompecabezas de la identidad

TEXTO, EDICIÓN Y FOTOGRAFÍAS PABLO RUSSO

 

 

 

Hijo de desaparecidos, maltratado por sus tíos, Gastón Hugo Mena pasó parte de su infancia y adolescencia en situación de calle, de donde lo rescató una mujer que trabajaba con Abuelas de Plaza de Mayo.

 

 

 

En esta entrevista con 170 Escalones Radio, Gastón repasa su historia personal una vez más y su relato se entrelaza con la historia del pueblo, sus sufrimientos y esperanzas. Con 49 años, todavía se emociona hasta las lágrimas cuando recuerda sus primeros años. Rememora la vida que tuvo tantas veces como se lo pidan, porque, entre otras cosas, no pierde la ilusión de que al narrarla aparezca algún indicio que le permita completar el cuadro que fue armando a los tumbos. Gastón busca a su hermano o hermana, que debió haber nacido en 1976 en un centro clandestino de detención de la última dictadura cívico-militar.

 

 

Hugo y Marta

La información en la página de Abuelas de Plaza de Mayo indica que Marta Álvarez nació el 28 de mayo de 1955 y Hugo Mena el 9 de mayo de 1950. Tuvieron a su primer hijo al que llamaron Gastón Hugo. Ambos militaban en la organización Montoneros. Sus compañeros la llamaban “La Entrerriana” y a él “Negro Pelé”, “Pelé” o “Mariano”. Fueron secuestrados el 19 de abril de 1976 en la zona norte del Gran Buenos Aires. Marta estaba embarazada de siete a nueve meses. Posiblemente hayan permanecido detenidos en Campo de Mayo.

Los padres de Gastón militaban en Montoneros, partido de Malvinas Argentinas, por la zona e José C. Paz, José León Suárez y San Miguel, en la provincia de Buenos Aires. 

 

De Lanús a Paraná

Hace algunos años Gastón Mena se mudó a Paraná. Volvió a formar pareja y tuvo una nena hace seis años. Decidió venir a Entre Ríos por su mamá, que había nacido en Cerrito, y porque quería «descansar la cabeza». Hoy vive en barrio San Roque, detrás de la Escuela Hogar, está terminando el secundario y tiene planeado seguir estudiando trabajo social en la universidad.

 

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *