5 de diciembre de 2022

Concordia esténcil • 13

 

El rostro de Severino Di Giovanni sostiene su mirada firme desde una pared a metros del río Uruguay, en la costa de Concordia, en una pequeña barranca sobre la playa Nébel. El periodista, obrero, poeta y militante anarquista nació en Italia en marzo de 1901 y murió fusilado treinta años después en Buenos Aires. Fue una de las figuras más conocidas de su época en la lucha contra el fascismo, así como en la campaña internacional en apoyo a sus compañeros Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti (condenados a muerte en Estados Unidos). 

Llevaba sus ideas a la acción. Se lo asoció a los siguientes ataques en Buenos Aires: la voladura del City Bank y del Banco de Boston (1927), ambos en el centro porteño; el atentado a la embajada de Estados Unidos en la Argentina (como consecuencia de los asesinados de Sacco y Vanzetti) y la del consulado italiano en Buenos Aires, donde estaban reunidos los mejores hombres de Mussolini (1928).

Roberto Arlt asistió a su fusilamiento como cronista. Un fragmento de su pieza periodística detalla:

«Mira tiesamente a los ejecutores. Emana voluntad. Si sufre o no, es un secreto. Pero permanece así, tieso, orgulloso. Di Giovanni permanece recto, apoyada la espalda en el respaldar. Sobre su cabeza, en una franja de muralla gris, se mueven piernas de soldados. Saca pecho. ¿Será para recibir las balas?

— Pelotón, firme. Apunten.

La voz del reo estalla metálica, vibrante:

— ¡Viva la anarquía!
— ¡Fuego!»

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.