28 de junio de 2022

Con la marca del agua

TEXTO PABLO RUSSO

FOTOGRAFÍAS ENSAYOS ANFIBIOS

 

 

Se presenta la muestra Huellas Anfibias, a cargo de la grupalidad Ensayos Anfibios, en la Sala Kuttel de La Vieja Usina (Gregoria Matorras de San Martín 861), el día 2 de febrero -Día Internacional de los Humedales- a las 20. La entrada es libre y gratuita.

Ensayos Anfibios (@ensayosanfibios) surge de un conjunto de artistas, gestores y activistas que respondieron a la convocatoria de Humedales para Mapear, una propuesta de intercambio entre la práctica artística situada y el activismo ambiental. El impulso inicial está relacionado con la preocupación por la situación del agua en la región. Si bien en sus inicios -principios de 2021- fueron cinco, el grupo hoy está conformado por Victoria Larreteguy, María Jesús Álvarez y Pamela Villarraza.

 

 

«Coincidimos en lo que fue el reclamo que se empezó a armar con la calle Racedo y el ensanchamiento. Conversaciones y preocupaciones en relación al modo en qué se está encarando la ciudad y en el impacto en nosotras, que somos ciudadanas. A partir de la convocatoria Humedales para Mapear (impulsada por Francisco Paredes, Diana Campos y Cristina Amaretti) nos reunimos para armar este proyecto», le dijo Pamela Villarraza a 170 Escalones.

En un primer momento, contó Villarraza, la idea era salir a caminar espacios que estuvieran vinculados al agua. «En todo ese proceso, con una serie de lugares para recorrer organizándonos con otras personas y organizaciones para articular, después sentimos y conversamos que el agua nos fue marcando el pulso, el recorrido o el derivar. El agua nos fue diciendo por donde ir».

 

 

Bajada Grande, Thompson, Puerto Sánchez y Colonia Celina fueron los primeros espacios, relacionados al rio Paraná. Luego buscaron otros sitios . Surgió entonces Sauce Montrull y así llegaron al arroyo Las Conchas y a la granja La Porota, al arroyo El Espinillo y otros lugares. «Empezamos a caminar y estar ahí, a ver qué nos traían esos paisajes y territorios. Fuimos descubriendo que en esos paseos se aquietaban algunos aspectos, excitaciones mentales, excesos de pensamiento o estimulación tan profunda de la razón, e íbamos llegando con el cuerpo, los olores, los pies en el agua», agregó Pamela. Esta deriva comenzó en otoño y pasó por las distintas estaciones, así como horarios del día. «Fueron muy buenas para nuestra salud esas salidas. Sacábamos fotos, hacíamos videos, registros de audio. Teníamos conversaciones y caminatas en silencio, y nos iban apareciendo reflexiones sobre el modo de estar y vincularnos con la naturaleza. Un tipo de reflexión que sentíamos interesante seguir conversándola», señaló la integrante de Ensayos Anfibios.

A la escritura en la materialidad de cuadernos le sumaron un registro en Instagram en el que compartían pequeños textos con fotos de lo que iba sucediendo. Juntaron materiales, que denominaron «tesoros», y los catalogaron por espacios. «Sentimos que es un proyecto vivo, no un lugar a donde llegar sino un caminar; estamos ensayando. La intención de la muestra es hacer un parate, contar de qué va esto que estamos haciendo y a la vez compartir una experiencia», anticipó Pamela sobre la muestra del miércoles, para la que se pide puntualidad. «Que se animen a llegarse y a sentir lo que nos pasa en contacto con una experiencia ajena, pero de la que los vamos a hacer partícipe», invitó.

 

 

El encuentro del 2 de febrero, este parate en el camino de Ensayos Anfibios, tiene como base lo sensible y exploratorio de un grupo de personas en relación a los humedales. «A partir del material y los registros recolectados, decidimos realizar esta muestra que sentimos como aporte a la comunidad»; compartió el grupo, sin develar más sobre la cuestión.

 

 

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.