12 de abril de 2024

Asoma la cinemateca pública entrerriana

TEXTO 170 ESCALONES

FOTOGRAFÍAS FICER

 

 

La recuperación, restauración y conservación de materiales audiovisuales formó parte de las instancias de encuentros e intercambio del 5° Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER), contexto en el cual quedó inaugurada la Cinemateca de Entre Ríos.

En un sencillo acto se descubrió la placa que señala la creación del Archivo Audiovisual de la Provincia en el ingreso al Instituto Autárquico Audiovisual de Entre Ríos (IAAER), el viernes por la mañana, con la presencia de la secretaria de Cultura, Francisca D´Agostino, el director artístico del FICER, Eduardo Crespo, y autoridades de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande (CTM) y de Sidecreer.

La creación de esta cinemateca estaba prevista en la reglamentación de la Ley Audiovisual que Gustavo Bordet anunció el miércoles durante la apertura del Festival.

 

 

Para el presente y el futuro

«Es el primer paso que damos para la creación de la Cinemateca y Archivo de la Provincia. Es algo que está establecido en la Ley de Fomento Audiovisual y que queremos empezar a consolidar», dijo D´Agostino.

Crespo, por su parte, expresó: «Estamos apoyando una causa muy hermosa y noble que tiene que ver con un cine que posee una larga trayectoria en la provincia. Me emociona este momento porque es un sueño: tener un lugar que cuide de las películas que se hacen en estos lugares y que son tan importantes para pensarnos, para construir una comunidad y un sentir de estos lares». El director artístico recordó que tuvo que aprender su oficio viendo películas en VHS gastados y destacó que «el Festival como plataforma quiere dejarle esto a las nuevas generaciones entrerrianas, para que puedan ver cine en buenas condiciones, que esté cuidado y que esté resguardado en una cinemateca».

Luego, Crespo invitó al director boliviano Diego Mondaca, quien es parte del jurado de la competencia nacional del FICER, para celebrar un acto simbólico en señal de buen augurio para la naciente cinemateca. «La idea de dejar algo y de abrazar nuestra memoria es entregar algo de lo que nosotros entendemos como real. La captura de esos momentos que han significado tal vez algo para generaciones pasadas, puede ser un discurso y un conocimiento para las generaciones futuras», resumió Mondaca la razón de ser del espacio en nacimiento, cuya placa roció con un destilado de uvas de la región donde nació su abuelo «para que esto se multiplique y se haga eterno, para que se agrande, para que haya voluntad política».

 

Fundamentos y objetivos

Esta primera Cinemateca y Archivo de la Imagen de la provincia tiene como objetivo general resguardar el patrimonio audiovisual, sonoro y visual de Entre Ríos y la región y, de esta manera, colaborar en el desarrollo de la actividad audiovisual, tanto en la producción cinematográfica, como en el de los estudios de cine e historia regional y nacional.

Esta institución pública está destinada, principalmente, a cineastas, productores audiovisuales, guionistas y realizadores sonoros y visuales, así como estudiantes de cine y realizadores autodidactas. Investigadores independientes, investigadores dependientes de distintos organismos de ciencia y técnica públicos y privados, del campo de las ciencias sociales y humanas, en términos generales, pero también los vinculados a los estudios del campo de los estudios audiovisuales, transmedia y la historia de los medios de comunicación social. Asimismo, se dirige a docentes y estudiantes de universidades públicas y privadas, del sistema educativo terciario, secundario y primario y público de la provincia.

La conformación de la cinemateca implica el atesoramiento y resguardo de material cinematográfico físico y de sus discursos escolta, es decir, de aquellos elementos que acompañan a ese producto audiovisual como, por ejemplo, la crítica cinematográfica, la cartelera de películas y cines de la región y la publicidad de los mismos. En este sentido, el audiovisual es comprendido aquí como una práctica artística, pero también cultural y social, que habla de distintos momentos históricos y que no abarca únicamente el objeto película, sino el conjunto de actividades en torno a ella.

 

 

Aquí se construye

Luego del descubrimiento de la placa, se concretó la mesa de diálogo y reflexión Aquí se construye: cinematecas y archivos provinciales, en la planta baja del Centro Provincial de Convenciones. Se intercambiaron experiencias y se proyectaron cortometrajes y fragmentos de materiales de distintas regiones del país, en una mesa moderada por Crespo.

Paula Félix Didier, directora del Museo del Cine Pablo Drucrós Hicken, comentó que en la Argentina estamos muy atrasados en el cuidado de nuestro patrimonio audiovisual. «Tenemos pocas instituciones que se dediquen a esto, no tenemos una protección legal, solo una ley de 1999 que creó una cinemateca que todavía no existe. Se están dando algunos pasos ahora», señaló. «Mientras, existe el Museo del Cine, que además de museo es archivo y centro de documentación que viene cumpliendo esa función con un equipo de gente con pocos recursos y mucha voluntad», agregó.

«Lo que uno descubre cuando sale de Buenos Aires es que la producción audiovisual es enorme. No solamente películas que se estrenan en cines, también largometrajes de ficción y documental, noticieros, películas institucionales, cine experimental, educativo, de animación, películas familiares y archivos de gobierno», enumeró la directora del Museo del Cine.

Qué vamos a guardar y cómo, planteó como interrogantes para la preservación audiovisual. «Que un festival dé lugar a esto es importantísimo porque está muy bien fomentar las producciones, pero también hay que acompañar en todo el proceso a esas producciones, incluso la preservación para las generaciones futuras», expuso.

Entre los proyectos que se están multiplicando en todo el país y que permiten rescates provinciales, muchas veces con puntos de vista inéditos respecto a las miradas de Buenos Aires, se conocieron experiencias de La Rioja; la joven Cinemateca y Archivo de la Imagen Patagónica con sede en Neuquén -en la que se inspiró la Cinemateca entrerriana-; el Archivo de la Memoria Audiovisual del Nordeste Argentino, con epicentro en Corrientes; el Archivo Birri de Santa Fe; y trabajos del Chaco.

«La idea es armar red. Conocer los trabajos y compartir desde lo más práctico hasta experiencias y saberes, y empujarnos para que estos trabajos sigan creciendo», sintetizó Crespo al cierre de la mesa.

 

 

Si te interesa lo que hacemos, podés suscribirte a la revista o convidarnos un matecito

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *