Una conversación con Susy Shock

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS FRANCO GIORDA

.

.

La activista Susy Shock vino a Paraná a participar de la Marcha del Orgullo Disidente de 2018. Entre otras actividades, coordinó un conversatorio junto con otras integrantes del colectivo trava trans para hablar de la vida de esta comunidad, sus luchas, los derechos que faltan y de la importancia de las palabras y la risa. El encuentro tuvo lugar en Shine Multiespacio, ubicado en la esquina de San Martín y Colón.

Al inicio, la reconocida artista y militante resaltó el diálogo «porque nos cuesta hacerlo hasta entre nosotras mismas. Las travas le hablamos a un mundo que no nos tiene en cuenta. Se sabe que tenemos muchas historias tristes pero también estamos atravesadas por el humor», afirmó.

Además fue destacado el hecho de juntarse y poder abrazarse porque «no estamos en la agenda emocional del país, ni al tope de los reclamos», sostuvo Susy. Esto no implicó eludir las diferencias que existen al interior del colectivo. «Tenemos nuestras peleas», dijo y ejemplificó: «hoy había dos chicos varones trans que también tienen una lucha dentro de todo esto; es decir, nosotras somos tan guerreras, tan gritonas, tan presentes, tan fuegas que de repente los chicos quedan en silencio escuchándonos y viendo cómo se van sumando a esta ronda. No es que no tengamos buena voluntad. Creo que estamos atravesadas por un montón de urgencias».

En el lugar se habían colocado guirnaldas y colgado un afiche con el reclamo del cupo laboral trava trans. Otra lámina reproducía parte del célebre poema de Susy Shock que expresa: «reivindico mi derecho a ser un monstruo / que los otros sean lo normal». El público estaba compuesto por integrantes del referido colectivo y también por estudiantes e interesados en las cuestiones de género. La tarde se amenizó con jugos, mates y dos grandes tortas rusas.

La principal convocante de la jornada incentivó a que se conozcan las historias de vida que atraviesan a varias generaciones de travestis y transexuales. «Hay recorridos, cárcel y lágrimas pero también hay mucho brillo y mucha risa», dijo. «Yo vengo y me voy pero ustedes que se quedan acá, ¿qué saben de ellas (en referencia a sus compañeras travestis)?, ¿cuál es nuestra acción y militancia?», interpeló a la audiencia.

.

.

Seguidamente, Iara Quiroga dijo que «con algunas nos conocemos pero otras es la primera vez que están en un momento así. Es lindo celebrar que somos muchas». Reyna Heels fue la primera en hablar: «Hoy me siento más parte de las travas que de los gays. Entiendo otra realidad y me vinculo de otra manera. Siempre me quedo cerca porque me siento sumamente cuidado». Después siguieron otras que hablaron de sus vidas, sus pasiones, sus alegrías, el maquillaje, la prostitución, las hormonas, sus luchas, la violencia y los viajes. Hubo relatos de todos colores que, si bien fueron más o menos duros, ninguno cayó en el lado oscuro sino más bien se contaron historias de resistencias y conquistas.

En la charla también se habló de los lugares de origen y del exilio interno que padece la comunidad ya que, por la segregación, son muy pocas las que se quedan en sus ciudades natales. En este sentido, hubo testimonios sobre las derivas que algunas hicieron por diferentes sitios de Argentina e, incluso, de otros países.

Al momento de referirse a las reivindicaciones, Susy Shock se centró en el cupo laboral trava trans y la reparación. Justamente, son esas las consignas principales de la marcha que tendrá lugar este sábado en Paraná. Se demanda al Concejo Deliberante de Paraná el tratamiento del proyecto de Ordenanza que garantiza el ingreso a la planta municipal. «Yo vine hace dos años y la conocí a Iara. Ella tenía el sueño de la Casa Trans. Hay un montón de razones bien concretas y nombres, apellidos e impedimentos para que esa casa no esté», expresó Susy. Ante las adversidades, incentivó a la organización: «Todo está terrible. Hay fundamentalismos que van creciendo alrededor con praxis de poder. No es algo gracioso. Hay una peligrosidad muy cercana. En Brasil, los fundamentalismos son gobierno. Mataron dos compañeras travestis antes de las elecciones a nombre de Bolsonaro. No es un folklore. Hay muerte. Entonces, sabiendo que ese es el afuera, en este microcosmos tenemos que pensar cuáles son nuestras estrategias».

.

.

Susy dijo en un par de ocasiones que está próxima a cumplir los 50. Esa referencia sirvió para introducir la cuestión del promedio de vida en el colectivo que, según varias estadísticas, no supera los 35 años. Al respecto, se señaló que la sanción de la ley de identidad de género no alcanza para aumentar la expectativa vital.

Esa cuestión derivó en las proyecciones al futuro: «La gran insatisfacción de hoy se debe a que hemos arañado un montón de conquistas y queremos ir por todo. Al mismo tiempo, te da bronca que nos sigan matando. Es un espanto. Si te autodefinís trans o travesti te matan. Sos la trava frente al odio», indicó. «Nunca habíamos pensado que podíamos estar todas juntas y viejas. Hoy sí lo sentimos. Saber que hay una tribu que te acompaña es un sueño nuevo. A veces, los retrasos son mezquindades como la de los legisladores locales que no dieron el quórum para tratar el cupo trans», añadió.

También se trató el tema de la conformación de la Asamblea Contrahegemónica como resultado de debates en relación al movimiento feminista y con otras organizaciones políticas a la que pertenecen las activistas travas trans.

En el marco de la Marcha del Orgullo Disidente, además del referido conversatorio, este jueves hubo un taller de producción artivista y también teatro, poesía y lecturas a cargo de Susy Shock. Todo tuvo lugar en Shine Multiespacio. Lo recaudado fue para el Fondo de Emergencia Trava Trans.

Este viernes a las 21:30, Susy Shock se presentará junto con su bandada de colibríes en ATE (Colón 59). La capacidad es limitada y las entradas anticipadas valen 100 pesos.

El sábado, a las 17 se llevará adelante la Feria del Orgullo en la Plaza 1.º de Mayo; a las 18 será la marcha; y a las 20, en la plaza Alvear, el Festival TRANSgrediendo el CIStema «desde el abrazo, la lucha, la furia trava, la visibilidad torta marica, porque nuestros besos, cuerpos e identidades no se reprimen», dicen desde la organización. En el escenario habrá activistas y artistas como Caro Unrein, Iara Quiroga, Jessica Exner, Keili Gonzales, el grupo Danza Combate y las bandas Engaña Pichanga, Les Vampires y Las Gildas..

 


.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *