24 de mayo de 2019

Un silbido en la oscuridad

TEXTO FRANCO GIORDA

FOTOGRAFÍAS PRODUCCIÓN PROHIBIDO SILBAR

.

.

 

Los integrantes de un elenco de teatro poseídos por obsesiones perturbadoras son los protagonistas de Prohibido silbar, una serie realizada en Santa Fe que ha sido seleccionada para varios festivales y que puede verse en las plataformas FWTV y Cine.ar.

La acción transcurre en un antiguo teatro donde los actores, el director y su asistente preparan una obra mientras son acechados por una figura enmascarada que los conducirá a la tragedia.

La producción se podría encuadrar bajo la denominación de thriller psicológico en el que predomina una estética expresionista. La narración se desarrolla a lo largo de ocho capítulos de 6 a 8 minutos cada uno.

La directora de fotografía de esta realización es la paranaense Floriana Lazzaneo. Ella, junto a un equipo conformado por María Eva de Sanctis (dirección – guion), Ludmila Wagnest (dirección), Gastón Cerbino (asistente de dirección – guion), Ramiro Calace Montú (jefe de producción) y Luisina Pautasso, corrieron con la producción ejecutiva.

Consultada sobre la génesis del proyecto, Floriana comentó que «nosotros teníamos dos cosas muy claras. Queríamos que sea en un solo lugar, por los costos de producción, y que sea una serie web. No sabíamos si iba a ser una misma historia dividida en ocho capítulos o capítulos unitarios, pero teníamos esas dos premisas a partir de las cuales empezamos a desarrollar la historia».

Los cineastas transitaron por el Instituto Superior de Cine y Artes Audiovisuales (ISCAA) de Santa Fe y fueron desarrollando su idea en paralelo a la cursada. Orientados por algunos profesores se presentaron en una de las convocatorias de Espacio santafesino, un estímulo que brinda el Ministerio de Innovación y Cultura de esa provincia. En el primer intento no fueron elegidos, pero en 2017 pulieron el guion y quedaron preseleccionados. De los 160 proyectos para serie web que se habían entregado, cuatro pasaron a la instancia de defensa. Si bien el jurado fue contundente en algunas críticas, según contó la fotógrafa en diálogo con 170 Escalones, Prohibido Silbar quedó entre los dos ganadores. De este modo, en enero de 2018 se pudo filmar la serie.

La locación que eligieron los realizadores fue el teatro municipal de la capital santafesina. Aunque no hay una referencia explícita, quien estuvo allí alguna vez lo puede reconocer. Sobre esta decisión, Floriana señaló que «varios del grupo tenemos experiencias vinculadas al teatro que nos han marcado la vida. Yo, personalmente, estoy vinculada con el teatro como escenario desde chiquita. Yo hacía danza y en las funciones de fin de año me sentía abstraída de todo el universo. También tengo recuerdos de haber ido a escucharlo cantar a mi papá al teatro. Siempre me llamó la atención como espacio; por su mística y por las historias que se cuentan».

El proceso creativo fue encarado desde un inicio por los integrantes de la producción ejecutiva. Al respecto, Lazzaneo señaló que «somos seis personas totalmente diferentes, más allá de que nos une el cine. Algunos vienen del palo del cine experimental, a otros les gusta más el cine hollywoodense, a otros otro tipo de cine. De hecho, a mí me gusta el cine que no se encaja en una narración clásica. Hubo muchas reuniones donde discutimos el arco dramático de la serie, la estética de los personajes, etc. También fue complicado cuando supimos que habíamos ganado el estímulo porque siempre fuimos juntos, pero dadas las formalidades del caso, cada uno tuvo que asumir su rol».

 

¿Por qué decidiste ser directora de fotografía?

Elijo ser directora de fotografía porque me vinculo con todos los trabajos desde la imagen. Siempre me interesó mucho lo que se puede contar a través de la luz. Lo cierto también es que el cine es muy machista. Esto no lo digo como mujer, sino que se ve. Hoy en día vas a reconocer en los créditos de las películas que los directores de fotografía son hombres. Sucede mucho que a la hora de encarar un proyecto se buscan los cabezas de área y, en general, asocian la dirección de fotografía con referentes varones. A mí no me importa ser la única o una de las pocas que se dedica a la fotografía. Yo sigo firme. Es difícil porque a la hora de elegir siempre van a buscar a un varón.

La serie está protagonizada por Gustavo Maffei y Nidia Casís. Los actores de reparto son Sebastián Roulet y Raúl Kreig. Para elegirlos, los productores decidieron hacer un casting cerrado. «El personaje más difícil de encontrar fue Laureano, que es el personaje principal, encarnado por Gustavo Maffei. El más fácil fue el personaje de Ricardo que interpreta Raúl Kreig, que cuando lo vimos enseguida pensamos que ese personaje era para él. El casting duró una tarde. Filmamos todo. Después nos sentamos a ver y decidimos quienes iban para cada personaje».

Con los 450 mil pesos obtenidos con el subsidio cubrieron la inversión completa. De todos modos, los mentores cedieron sus honorarios al proyecto para que este sea posible. Al mismo tiempo, hubo aportes de empresas privadas para cubrir gastos relacionados al catering y la bebida durante los rodajes. El ISCAA también les alquiló los equipos a un precio accesible.

La filmación duró tres semanas. Los tres primeros días estuvieron dedicados a lo que se denomina pre lighting, es decir, el trabajo que se realiza en la locación para probar los equipos y medir los espacios. «Tener resuelto un esquema y una puesta de luces nos ayudó mucho en la vorágine del rodaje», comentó Floriana.

La serie fue nominada al Martín Fierro digital 2018 como Mejor Ficción Digital (compartieron terna con Eda, una producción de Netflix protagonizada por Juanita Viale y con Gorda, una serie financiada por el INCAA.). También fue seleccionada para el Buenos Aires Web Fest en la competencia nacional de 2019 y para el festival Die Seriale que se desarrollará en Alemania. «Son reconocimientos que te empujan para seguir filmando. Cuando entrás en el circuito de los festivales es un camino de ida. Nosotros ahora tenemos la posibilidad de ir a Alemania y, por estar en la selección oficial, entramos en una ronda de negocios donde vamos a pedir coproducción de otras cosas que tenemos escritas. Esa posibilidad solo la tenés si te vas allá. Creo que todos queremos vivir de esto y hoy la situación está re difícil en Argentina. Entonces, estos pequeños empujoncitos indican que vamos por un camino más o menos atinado. Ahora estoy en proceso de buscar financiamiento para mi pasaje. Empezamos por Santa Fe, pero yo quiero buscar en Entre Ríos porque me quiero desarrollar acá».

De este modo, Floriana demuestra más confianza en el trabajo y la persistencia que en la buena o mala fortuna a la que hace referencia el título de la serie, ya que silbar antes de una función teatral acarrea tragedias, sostienen los supersticiosos.

.

.

..

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *