19 de junio de 2019

¿Quiénes son estos locos?

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS PABLO RUSSO

.

.

La esquina de Urquiza y San Martín está transitada el sábado por la tarde. Con un ritmo diferente al que suele tener el centro los días de semana, resulta el escenario ideal para la difusión de todo tipo de propuestas. En poco menos de cincuenta metros están los que promocionan candidaturas partidarias para las próximas elecciones, los protectores de animales y aquellos que luchan por otro paradigma en relación a la producción agrícola.

 

 

Estos últimos se concentran desde las cinco de la tarde al borde de uno de los canteros de la Plaza 1° de Mayo, en sintonía con la convocatoria mundial de manifestarse contra la multinacional Monsanto Company. «Muchos lugares y un solo grito. Fuera Monsanto», invitan desde la Asamblea Paraná Sin Agrotóxico vía whatsapp. Tampoco necesitan demasiado espacio: en su momento más álgido llegan a reunir unas treinta personas. «Tanta gente que pasa y se preguntará quiénes son estos locos. Son los pocos locos que hacen tanto por tantos. Pero los que parecen pocos no lo son, porque representan y significan el núcleo que preserva la vida, que cuando recupera fuerzas se esparce y vuelve a contagiar», expresó en su momento Daniel Verzeñassi, del Foro Ecologista, cuando la demostración muta en asamblea pública.

 

 

Los carteles que portan quienes participan de la protesta son similares a los que rondan la Casa de Gobierno cada martes: el pasacalle de la Asamblea Paraná Sin Agrotóxicos exige «Fuera Monsanto de Paraná y del mundo», mientras que otras pancartas piden «agua y aire sin veneno» o advierten que los «agrotóxicos matan». Además, están los y las integrantes de Our Voice, una organización que apuesta por las intervenciones artísticas para difundir esta causa, y que sostienen proclamas más artesanales en su elaboración.

 

 

A pesar del ruido del generador eléctrico de fondo de los impulsores de la candidatura de Adán Bhal como intendente, utilizando un pequeño megáfono del MST se intercambian algunas ideas. En ese momento, Verzeñassi celebra la victoria judicial de los últimos días sobre los grupos económicos y el gobierno provincial. «Nuestros gobiernos son elegidos pero no gobiernan. Las decisiones se toman por fuera, la toman los grupos de presión. Y hay que ponerles nombre y apellido: hay un señor, Elvio Guía, de la Federación Agraria Argentina, que ha expresado con una desfachatez que para qué van a protegerse las escuelas rurales si van tres chicos y a veces los llevan las propias maestras como para salvar su moneda», enunció. «Nuestro gobierno provincial, por lo visto, expresa su mayor atención y complacencia a estos monstruos del pensamiento. Así que cuando ganamos, que no ganamos siempre, hay que celebrarlo y hacerlo saber. A pesar de los Elvio Guía, los Etchevehere, la Sociedad Rural, los Monsanto y tantos otros, esta provincia ha logrado con el movimiento que somos que la justicia haya ratificado un fallo que ya en primera instancia había validado la prevención de fumigaciones alrededor de las escuelas», agregó. Entonces, Verzeñassi se ocupó de Monsanto. Recordó que tiene tres juicios perdidos en los Estados Unidos y una perspectiva de miles de litigios nuevos. Monsanto y Bayer están en caída libre, señaló. «Lo que el mundo está advirtiendo es la necesidad de ir sembrando para el futuro de la humanidad, que es lo que está en juego. Estos estúpidos y a la vez criminales, advertidos del daño, siguen pretendiendo ocultarlo para seguir haciendo sus negocios y siguen prendidos a los que están en caída», indicó. El histórico impulsor de causas socio ambientales se refirió a la necesidad de alimentos sanos, agua que no envenene y niños que no enfermen más de enfermedades que nunca debieron tener; y se mostró optimista respecto a una sociedad con libertad de futuro que garantice el derecho de poder vivir y morir de viejos.

 

 

A su turno, el periodista Julián Stopello invitó para el encuentro organizado por CAUCE y ERA Verde, «Tres experiencias sustentables», que ocurrirá el próximo miércoles 22 de mayo a las 19:30 en el Auditorio Rodolfo Walsh de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UNER. Allí se compartirán los caminos recorridos por la Unión de Trabajadores de la Tierra, Minhoca y La Porota.

La marcha mundial contra Monsanto tuvo así su expresión local en la peatonal San Martín, entre globos electorales, vendedores de artesanías y pibes rapeando en la plaza, como cada sábado. Los pocos que encaran esta lucha lo hacen con conciencia de la urgencia, confiando en un pronto despertar de los muchos necesarios.

.

.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *