14 de diciembre de 2018

Pintada y violencia

TEXTO FRANCO GIORDA

FOTOGRAFÍAS JUAN RIZZO

.

.

La idea de esta nota, en principio, era dar cuenta de cómo la superficie urbana es parte del terreno que se disputan los diferentes actores políticos y sociales. El caso elegido era la superposición de pintadas frente a la Catedral en el marco del debate por la legalización del aborto. Sin embargo, la agresión de una mujer contra quienes participaban el último martes de julio del Estudiantazo Federal y que realizaban una intervención por el respeto a la diversidad sexual y la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, dio lugar, finalmente, a una crónica de un tinte diferente.

Lo que hasta el momento se había dado en términos discursivos pasó a la violencia física por parte de una persona enfrentada con la idea de que el aborto salga de la clandestinidad. Las palabras no le alcanzaron y apeló al ataque cuerpo a cuerpo. Su conducta fue seguida por la de otro grupo de jóvenes que se encargó de borronear la pintura fresca que representaba la bandera del arco iris.

A pocos días de la votación en el Senado, se evidencia un clima tenso que derivó en golpes y empujones contra quienes están a favor del proyecto de ley que considera al aborto como un problema de salud pública.

El episodio resultó luego de que durante el último mes se sucedieron en la vereda este de la plaza 1 de Mayo una serie de representaciones pictóricas y textos que se tapaban entre sí. El debate de imágenes comenzó el 3 de julio cuando integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito estamparon un pañuelo verde. No pasaron muchos días hasta que el mismo fuera tachado y respondido con la leyenda «La ley de aborto no sale».

.

.

Al siguiente martes, día elegido para realizar los pañuelazos, la tachadura fue borrada y el texto se cambió por «La ley de aborto el 8/8 sale». Esa modificación tampoco tardó en ser contestada. El verde desapareció debajo del celeste y el pañuelo mutó a un feto color blanco. El discurso volvió a virar: «La ley de aborto no 8/8 sale».

.

.

Así se mantuvo hasta este 31 cuando jóvenes de la secundaria y militantes feministas  participaron del mencionado Estudiantazo. En este encuentro, entre otras acciones, se dispusieron a restablecer sus consignas sobre la vereda de la única cuadra que tiene la calle denominada Su Santidad Francisco. El acto no pudo concluirse por los sucesos narrados.

Nadia Burgos, feminista y militante del Movimiento Socialista de los Trabajadores, estaba en el lugar cuando ocurrieron los hechos. En una de las redes sociales, escribió: “A la violencia de los antiderechos le respondemos con más organización. Nos quieren sumisas, devotas y en nuestras casas. Nos encuentran en las calles con el puño en alto y conquistando nuestros derechos. La primavera no se detiene arrancando las flores #QueSeaLey”.

SECUNDARIOS

Antes de que ocurrieran los ataques, consultada sobre la recepción del debate, Micaela Yedro, integrante del Centro de Estudiantes de la escuela Cesario Bernaldo de Quiróz y del Movimiento de Unidad Secundaria (MUS), dijo a 170 Escalones que «en mi escuela en particular se charla bastante. Incluso, este jueves y viernes vamos a tener un debate donde van a ir dos personas capacitadas que hablarán sobre la ley. Una está a favor y la otra en contra», aunque agregó que «en otras escuelas no los dejan ir con los pañuelos. En la mayoría, el tema está poco hablado».

A su vez, señaló que «yo veo que muchas pibas, al principio, estaban en contra por falta de información porque en su escuela no se hablaba. Entonces, a raíz de ciertas charlas empezaron a estudiar dado que les dio curiosidad y ahí entendieron por qué es necesario que salga la ley».

Por su parte, Cynthia Rodríguez de la Red Interescuelas de Educadores en Defensa de la Educación Sexual Integral dijo que “también empieza a visibilizarse la no implementación de educación sexual y eso es una demanda que principalmente sale de les pibes. Entonces, nosotras acompañamos e intentamos que otros y otras profes se sumen a la defensa de la educación sexual y exigimos una implementación efectiva en todos los niveles de la educación”.

Además de expresiones artísticas, micrófono abierto y lectura de poesía, en el lugar se repartían profilácticos con el sello del Ministerio de Salud de la Nación que llevaban el lema: «usalo siempre» y tenían impreso en su envoltorio: «el preservativo ayuda a prevenir el embarazo, la transmisión del VIH-sida y otras infecciones de transmisión sexual». La entrega de los condones fue a modo de concientización y también puede entenderse como una respuesta al discurso del pediatra Abel Albino, quien dijo en el Congreso que “los preservativos no sirven contra el Sida” dado que “el virus atraviesa la porcelana”.

Sobre los preservativos, Rodríguez indicó que es muy importante que se garanticen en todos los hospitales y centros de salud. Por eso, la consigna es triple (educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir).

.

.

CIERRE

En las calles, las paredes, las verederas, los espacios públicos, se suelen ver expresiones textuales, gráficas y estéticas del Estado, las agrupaciones, las facciones, los partidos, los colectivos, los individuos. Así aparecen carteles, pintadas, murales, pegatinas, grafitis, esténciles que dialogan, voluntaria o involuntariamente, entre sí. Los diferentes planos de la urbe se convierten en soportes para la expresividad y la discusión ciudadana.

A pesar de que todos los manuales ponen el acento en la importancia de las redes virtuales para instalar temas, candidatos, posturas, consignas, etc. la calle sigue siendo ese espacio ineludible de circulación de sujetos y discursos. Lo que se diga sobre el revoque, el asfalto o la baldosa continúa dejando su huella simbólica y generando reacciones. En algunos casos, como se ve, alcanza la violencia motivada por la intolerancia o, incluso, por el odio.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *