19 de junio de 2019

Pavadas ilustradas

TEXTO PABLO RUSSO

ILUSTRACIONES DOS O TRES PAVADAS

.

.

Dos o tres pavadas es algo serio, si se permite el oxímoron. El número 3, presentado al público el viernes 12 de abril en el bar Russell, propone 75 páginas con una amplitud de miradas y estilos sobre el humor gráfico y la caricatura tan diversa como la flora del litoral que la vio nacer. ¿Es una revista, acaso un fanzine? ¿Se pretende libro? Es un poco de cada cosa y es, por sobre todo, «una vidriera de artistas», como la define Tavo (Gustavo Bolzán) en la breve introducción.

 

 

El ingreso a este mundo ilustrado es a color, con una tapa de Jaimo que da cuenta de los tiempos que corren: alguien arrojándose de cabeza a un contenedor de residuos mientras su familia espera saber si hay algo para ellos ante la hostilidad e indiferencia de los vecinos. La contratapa a cargo de Tavo, también a color, juega con una referencia establecida sobre el modo de representación del pensamiento en un dibujo. Adentro, en blanco y negro, se despliegan los trazos de una serie de humoristas panza verde a los que se suman otros desde Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires e incluso Cuba.

 

 

Dos o tres pavadas nace en 2017, cuando sus directores -Gustavo Bolzán y Ricardo Jaimovich- concretan las ganas de generar un espacio de dibujantes de la zona. «Veíamos que no habían quedado revistas y publicaciones de humor gráfico e historieta de dibujantes locales», recuerda Bolzán. Ese año aparecieron los dos primeros números, con tapas respectivas de Maxi Sanguinetti y Seba Mercau (Santa Fe). Al siguiente se les atrasó el trabajo y no pudieron armarla; por eso comenzaron febrero de 2019 con la idea de ampliar el equipo y buscar ayuda en el diseño. Entonces la sumaron a Agostina Giarrosso. La publicación «no tiene una única línea, sino que es diversa. Los dibujos se los pedimos a amigos, conocidos y contactos, que nos manden lo que tengan o que quieran dibujar», explica Tavo sobre el eclecticismo que contiene. «Está en crecimiento y necesitamos motivar el espacio para que más pibas dibujen, notamos eso: que la mayoría somos varones», apunta el artista y docente de Seguí. «Los números que hemos hecho fueron con fondos propios, no tiene ganancia económica, sino la de darnos el gusto de generar una revista. Estamos acostumbrados al papel, a este tipo de medio que está en vías de desaparición frente a lo digital. Queremos que las nuevas generaciones también conozcan el formato revista, libro, y por eso la pensamos seguir sosteniendo», agrega.

 

 

Al igual que el contenido, el público al que apuntan también es amplio. «Invitamos a dibujantes jóvenes, abrimos el espacio para que aparezcan más voces. De a poco queremos ir incorporando gente al laburo para que tenga mejor periodicidad, porque hasta ahora la hacemos cuando podemos», comenta Tavo. La apuesta es que, de mínima, salgan dos por año, y el objetivo es que se transforme en trimestral. Si eso se sostiene, en julio saldría el próximo número.

 

 

Azul, Tavo, Jaimo, Maxi, Juli Battauz, Maxi Santos, Nati Fumaneri, Pati, Gaz, Joaquín Carrizo, Seba Mercau, Brady (desde Cuba), Gastón Zalazar, Emilio Ferrero, José Valent, Eli Zapata, REP, Omi, Jorh, Pibita (Flor), Bitz, Kalo, Ramiro Muñoz, Barba, Fede Main, Victor Sak, Aco y Marbot forman parte de esta entrega fechada en abril de 2019, que se consigue a través de las redes o contactándose con alguno de los dibujantes participantes. «Nuestra intención es que quede. Que quede en tu biblioteca, en tu baño, en el consultorio de tu dentista, en alguna peluquería de barrio o esas paquetas barberías de moda. Queremos que la veas y al levantarla digas “oh!! ¡Qué copado! ya no se ven estas cosas por acá!!!…”», invita Tavo a la lectura y al goce.

.

.

..

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *