11 de diciembre de 2019

La lucha por otros medios

TEXTO PABLO RUSSO

FOTOGRAFÍAS EVEA

.

.

Las demandas sociales tradicionales se potencian política y comunicacionalmente cuando vienen acompañadas de un trabajo artístico y simbólico que las sintetiza, a la vez que las desborda de sus canales habituales.

Eso es lo que está ocurriendo en los últimos meses con la lucha contra el envenenamiento del medio ambiente, de las fumigaciones en áreas escolares rurales y por un nuevo paradigma de producción alimentaria. A la tradicional ronda de los martes, que está a pocas semanas de cumplir un centenar de vueltas en torno a la casa de gobierno provincial, este año se le sumaron intervenciones en el espacio público organizadas por el EVEA (El Veneno Está Adentro). Se definen como un colectivo de activismo visual y performático que surge en Paraná pero que hoy tiene distintas células propagadas en el resto de la provincia: Colón, Concepción y San José, hasta el momento.

 

 

«EVEA trata de generar nuevos canales de diálogo con la comunidad sobre distintas causas que lleva adelante la población en materia de la lucha contra los agrotóxicos, siempre trabajando con simbologías e identidades que está bueno conjugar en el mensaje», indicó uno de sus integrantes en diálogo con 170 Escalones. La última campaña de EVEA comprende un trabajo en redes solicitando una imagen con la leyenda «No fumigen más a la gurisada. Agroecología ya», que también se puede compartir como marco en la foto de perfil de Facebook. En esta acción, que comenzó a principios de noviembre, se involucraron distintas personalidades y artistas de trayectoria nacional con llegada afectiva a Entre Ríos: Mauricio Dayub y Liliana Herrero, entre otros. «Esto ayuda a mostrar lo que hacemos y demandamos junto a las organizaciones que están en la lucha diaria»; señalaron desde EVEA.

La iniciativa del colectivo EVEA hizo su aparición pública en junio con su primera intervención en el Túnel Subfluvial. «Básicamente, la propuesta o la necesidad que sentimos fue de producir un mensaje desde lo artístico a esta lucha que se lleva adelante desde hace mucho tiempo por organizaciones que tienen su núcleo en la ronda de los martes de Paraná. La necesidad original era esa: producir desde nuestros saberes y manera de habitar el mundo una forma de compartir esta preocupación y también de exigir y demandar desde un lugar que no estaba explorado hasta el momento», comentaron desde la grupalidad. «Hay algo muy simbólico en la ronda que da vuelta los martes en la casa de gobierno, pero también era necesario salir de ese espacio asociado a la demanda (la casa de gobierno) y poder habitar otros lugares de la ciudad, por eso la primera intervención fue en el túnel. Además, la idea fue que no quede solo en la intervención sino que haya un registro potente desde lo fotográfico: pata artística y comunicacional al mismo tiempo -incluyendo un video con un drone- que tuvo un resultado expansivo en las redes sociales», agregaron.

 

 

Luego de esa experiencia, la potencia que llevó a activar como colectivo decidió mantenerse y se contagió a la costa del Uruguay. En agosto, cuando un nuevo decreto del gobierno provincial buscaba reducir las distancias logradas por un amparo judicial del Foro Ecologista y la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos en relación a los permisos de envenenamiento cerca de establecimientos educativos rurales, concretaron una nueva intervención relacionada a las infancias. Convocaron a personas que quisieran participar con sus hijos e hijas e hicieron una serie de registros visuales -en Paraná, Colón y San José- en los que exhibían que  cualquiera escuela de las ciudades podría ser una escuela rural fumigada. El objetivo era producir empatía.

 

 

Las últimas noticias sobre la legalidad del decreto por parte del Superior Tribunal de Justicia provincial (con mínimas modificaciones de distancias en las fumigaciones) los impulsó a esta nueva acción en redes. «Son cosas chiquitas pero que aportan a la visibilización comunicacional para que cada vez más personas se sientan interpeladas por esto y que esté presente en agenda, sobre todo porque estamos en un momento de transición política y va a ser necesario que demandemos que esto se trate con la seriedad que merece», destacaron. Hoy en día, la temática no es indiferente a las personas que habitan en la provincia: «frente al sentido común, si le das a alguien a elegir entre una fruta agroecológica y otra producida bajo el paradigma convencional sin dudarlo va a elegir la agroecológica, y eso tiene que ver con un cambio cultural con respecto a nuestra alimentación y relación con el medio ambiente. No es solo una queja, sino que estamos proponiendo -junto a un montón de productores que ya vienen trabajando- la transición hacia la agroecología, una iniciativa que nos puede alcanzar a todos como sociedad civil: que las zonas que queremos que dejen de ser fumigadas porque está la gurisada, sean transicionadas hacia la agroecología con el apoyo del Estado», ampliaron desde el colectivo EVEA.

 

 

 

.

 

 

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *