18 de abril de 2019

La generación avanza

TEXTO ROMÁN MAYORÁ

FOTOGRAFÍA FERNANDA ÁLVAREZ

.

.

El primer disco es, para cualquier artista, una aventura especial. Un viaje es el primer registro discográfico de Emilia Cersofio, compositora paranaense nacida en 1989. El trabajo fue lanzado en diciembre de 2018, y se presenta en un prolijo y llamativo packaging con forma triangular. Los once temas del disco, repartidos en poco más de una hora, fueron compuestos por Emilia y son una mezcla de las variadas influencias de su autora. Sin salir nunca completamente del formato canción (aunque jugando con sus límites), aparecen guiños al rock, al rap, a la música coral y al folclore. Las canciones mixturan estas influencias en un lenguaje musical claramente urbano, aunque al mismo tiempo se alejan del pop tanto por su duración como por su estructura. Se trata de composiciones más bien largas (entre 4 y 9 minutos), que desordenan con buen resultado las formas típicas de las canciones radiales masivas.

 

 

En cuanto a las letras, en algunas hay afectos que logran enredarse y (quizás) se desenredan; en otras aparecen debilidades y tristezas; y también hay lugar para amores luminosos y deseos apasionados. Se trata de un disco intimista, que invita a pasar por un conjunto variado de sensaciones, sentimientos y circunstancias vitales, «plasmando lo que no se ve», como dice la letra de «Piel de alma».

Abre el disco la canción «Cuento». Un melódico piano que por momentos trae aires folclóricos invita a la escucha. Hacia el final, la melodía se desordena y se fusiona con la segunda canción del disco, «Pasadizo mágico». Allí el ajustado trío de bajo, batería y guitarra recuerda a los Socios del Desierto, la banda de Luis Alberto Spinetta de fines de los 90’, para terminar con un bello juego de coros respondiendo a la voz principal.

El tercer track es el que da título al disco. «Un viaje», corte de difusión del álbum del que se produjo además un videoclip, muestra a Emilia cantando en un estilo que le resulta muy cómodo, el rap: «De regreso a casa / siento que la generación avanza conmigo», se escucha junto las congas de Agostina Bertozzi y el scratch de Enrique López.

En cuarto lugar aparece la canción «Él». Comienza con un recitado y da paso a un riff rockero contundente, que se va diluyendo en una canción de sonidos más suaves pero no por eso menos intensos: «Vos sos todos, todos los hombres, todos a la vez», dice la letra. Los últimos dos minutos del tema son un agregado melódico, mucho más acústico, que parece otra canción dentro de la canción. Es un tema complejo, en su estructura y en su letra, para escuchar varias veces.

«Desmadre» y «Magnetismo» son las únicas dos composiciones del disco donde Emilia Cersofio cubre todos los roles: guitarra, voz, bajo, batería y demás instrumentos. El primero es un tema acústico, de guitarra criolla, con una letra de desengaño amoroso, que termina declarando: «la mediocridad fue mi centro en ti». «Magnetismo» tiene una base más rítmica, donde Emilia vuelve a mostrar una gran frescura en su forma de hilar versos en clave de hip hop.

La canción «Piel de alma» abre y cierra con un trabajo coral que acompaña la letra principal, la guitarra, la armónica y la percusión. En «Enredos» aparece Agostina Cortés, saxofonista invitada que va «colmando melodías con deseo» en una canción acústica de tempo lento. «Guarda el habitáculo» nos lleva desde el piano y la guitarra criolla hacia el beat box de G Fonk que cierra el tema. «Vieja savia» es una balada rockera, donde se luce el trío que integran Bernardo Aguirre en guitarra y Gonzalo Díaz en batería, junto a Emilia en bajo y voz. Los tres vértices de este triángulo musical tienen su espacio en la canción.

En «Storming» aparece nuevamente el saxo. Es la canción más larga y la última del disco, que por momentos toma un color jazzístico. La letra termina en la mitad del tema y da lugar a un juego musical extenso entre el saxo, la batería, el bajo y la guitarra, una neblina de sonidos que cierran este viaje.

En suma, el disco es el resultado de las diversas inquietudes creativas y experiencias previas de Emilia Cersofio. Su curiosidad por distintos géneros e instrumentos musicales la lleva a desarrollar un lenguaje propio, que la autora comparte con el público en esta primera producción. La edición de un disco en formato físico, con todas las dificultades que ello implica, es un paso importantísimo y necesario para la madurez artística de cualquier creador. En el caso de Emilia Cersofio, es también una avanzada en un camino que tiene mucho por delante.

El trío que acompaña casi todo este viaje musical está integrado por Cersofio en bajo, guitarra y voces, Bernardo Aguirre en guitarra y Gonzalo Díaz en batería. Esta formación, de buen sonido y ajustada a las necesidades de las canciones, parece estar siempre en sintonía con la compositora, quien suma una destacable claridad al cantar sus canciones. Dice Emilia en los agradecimientos del disco que todos los arreglos fueron «creados en plena comunión con les musiques que lo habitan», algo que se nota y se agradece en la escucha.

Se suman en varias canciones una lista larga de invitadxs: Julián Ramos, Guadalupe Abero, Antonella Squilachi, Georgina Squilachi, Liliana Borghello, Stella Sánchez, Enrique Flaco López, Agostina Bertozzi, Judith De León, Maximiliano Gutiérrez, Agustina Cortés y Gastón Bertolini. La producción tuvo además el apoyo técnico en edición, mezcla, masterización y diseño gráfico de Enrique López, Yamil Isaac y Rocío García. Todas estas personas son profesionales de la ciudad y la región, lo cual es una grata demostración de la capacidad de nuestrxs artistas para llevar a cabo una producción de calidad.

Es necesario destacar que el disco Un viaje fue apoyado por el Fondo Económico de Incentivo a las Culturas, las Artes y las Ciencias (FEICAC) de la Municipalidad de Paraná. Gracias a este programa de subsidios vigente desde 2007 en nuestra ciudad, lxs artistas locales han podido plasmar numerosas obras de variadas disciplinas. Con todos sus dimes y diretes, lo único que parece estar cada vez más claro sobre el FEICAC es que debe fortalecerse y convertirse en una Política de Estado que logre independizarse de los vaivenes políticos, ya que el rol dinamizador de la actividad cultural de este Fondo ha sido sistemáticamente ignorado por la clase dirigente, y apenas percibido por la comunidad local.

.

.

Emilia Cersofio (bajo y voz) y su conjunto musical integrado por Bernardo Aguirre (guitarra y coros) y Gonzalo Díaz (batería) se presentarán en vivo en el Centro Cultural La Vieja Usina el viernes 15 de febrero en el marco del ciclo Parador Usina, con entrada libre y gratuita. El grupo volverá a presentarse el sábado 9 de marzo en el festival Cerrito Rock.

El disco «Un viaje» puede conseguirse a través de Facebook.

.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *