Instantes urbanos ∼ 3

.

.

«Pasame el rodillo que le dejo bien blanquito el cachete izquierdo», parece decirle un municipal al otro.  Y así, trepados a su cabeza, le van haciendo una lavada de cara al robot del Patito Sirirí una mañana de agosto. Mientras el resto de la cuadrilla trabaja restaurando el común de los juegos, a estos dos varones les tocó el alto honor de la puesta a punto de uno de los iconos más representativos de la ciudad y personaje destacado del imaginario infantil paranaense. Posiblemente, cuando llega el momento de la limpieza del Cristo de Río de Janeiro o de la Estatua de la Libertad de Nueva York estas sean transmitidas en vivo desde todos los ángulos. Al Mazinger local —que se lo reproduce en estampas, gorros e ilustraciones de diversos artistas— lo registra la cámara de 170 Escalones.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (2)
  1. Ricardo Rodriguez dice:

    Estos ignotos municipales, como muchos otros de diversas direcciones, que realizan importantes labores y servicios, todos los días de la semana, a lo ancho y largo del calendario, es muy bueno que se los visualice y reconozca.
    Hoy, que nuestro municipio pasa por un triste momento, los uniformados de naranja, los trabajadores municipales con o sin uniforme, continúan con sus importantes labores cotidianas.

  2. Alfredo dice:

    Genial la nota. Me hubiera encantado participar de la restauración o pintada del Robot de mi ciudad, que tanto queremos. Quizás se debería abrir el juego a todos los que quieran, niños, artistas o no, en fin, una idea que se me ocurrió después de leer la hermosa nota. Gracias Franco por compartirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *