En bondi a la web

TEXTO PABLO RUSSO

¤ Especial FICER ¤

.

.

El lenguaje y la calidad pueden ser los mismos que en el cine; lo que cambia es el soporte, el canal de difusión. Con ello también lo hacen las tendencias de consumo que privilegian las historias breves. La web permite otras proyecciones para los realizadores audiovisuales que logran expandir a nuevos públicos sus narraciones en diversos formatos. Tanto crece esta manera de visualizar que se abre paso como línea específica de producción, de financiamiento, y hasta de competencia en festivales. Urbanos (2018) —la serie web dirigida por Nahuel Beade de la que se podrá ver un capítulo en el 1.er Festival Internacional de Cine de Entre Ríos— es un claro ejemplo de esta utilización tecnológica contemporánea, pionera en nuestra región.

El germen de Urbanos no difiere de una película tradicional: hace algunos años atrás, a Beade le pareció que lo que sucede en un colectivo podría estar bueno para llevarse a la pantalla.  Así comenzó a condensar situaciones que le resultaban interesantes; pensar historias concretas en función de un relato coral. Luego de probar suerte en un par de concursos, decidió adaptarse a las posibilidades de otras competencias en formato web con capítulos de aproximadamente diez minutos. El proyecto resultó uno de los ganadores de casi un millón de pesos de la primera convocatoria del INCAA para la región del NEA, luego de que en 2016 se sumó Josefina Recchia como productora.

.

.

«Urbanos, básicamente, es una condensación de historias de vida que pasan en un colectivo, cotidianas y extraordinarias, ficcionalizadas para darle vértigo a la trama. Busca ser realista en su propuesta, más allá de que hay cuestiones acomodadas para los géneros, como la comedia», sintetiza el realizador paranaense, de quien también se proyectará su cortometraje Barquito basado en un poema de Juan L. Ortiz. «La riqueza está en los diálogos entre personas que desnudan lo que pasa por afuera del colectivo», agrega. El contenido alude a situaciones de relaciones tóxicas, personajes marginales, e incluso de denuncia de las (malas) condiciones en la que viajan los usuarios, aunque sin palos para ninguna empresa en general (ERSA prestó una unidad para el rodaje).

Desde el punto de vista estético, Beade se planteó una especie de dogma a modo de desafío e identidad del registro: que la cámara nunca baje del transporte público. Lo que vemos en los seis capítulos autónomos de entre 7 y 18 minutos es siempre desde arriba del colectivo. «Quería historias dinámicas en cuanto al montaje, con muchos planos, para simular el movimiento. Hay pocas tomas largas y estáticas», señala.

La preproducción, que comenzó ni bien quedaron seleccionados en el INCAA en noviembre de 2016, se intensificó los meses anteriores al rodaje de las 14 jornadas en agosto de 2017. En el equipo intervinieron entrerrianos y santafecinos, siendo los paranaenses los jefes de cada área (dirección, fotografía, arte, sonido). Hubo unas cien personas involucradas entre equipo, actores y extras. Luego, el tiempo de pos producción se dilató por dificultades económicas, pero lograron el estreno web en la plataforma de contenidos FWTV el 1.º de marzo de 2018. En los primeros tres meses tuvieron un promedio de diez mil reproducciones por capítulo, un número considerablemente superior a cualquier posible estreno en salas locales. «Lo que más destaco fue cómo encaramos un proyecto ambicioso, que a nivel producción fue filmado como una película de cine con un presupuesto de serie web, en cuanto a los equipos que se usaron y las modalidades de trabajo, así también como el equipo técnico», dice Josefina Recchia. «Armamos un equipo que tenía que ser reducido, entre otras cosas por el espacio, y pudimos cubrir todas las áreas. Lo más difícil fue que el Municipio nos apoye. Conseguimos un subsidio nacional, aportes de la provincia y de privados, los medios más importantes cubrieron en varias oportunidades, pero del Municipio ni siquiera nos recibieron. No me refiero sólo a lo económico, sino a otro tipo de aportes como autorizaciones, ayudarnos a controlar el tránsito en algunas escenas o habilitarnos un espacio para el estreno. Es la primera vez que se filma una serie web en Paraná y es necesario que el sector municipal se haga eco de estas acciones, como políticas de promoción de la cultura simplemente para apoyar y fomentar, tan fundamental como eso. Lo destaco porque la situación me parece preocupante», plantea la jefa de producción en diálogo con 170 Escalones. «Por otro lado, el formato de serie web es bastante nuevo, entonces hay varios eslabones en la cadena de producción que no terminan de definirse. Sigue siendo un híbrido entre serie de TV, web, cortometraje, tiene algo de cada formato. Lo complicado en este asunto es la etapa de distribución y exhibición. Es muy difícil vender algo que está gratis en internet. Hay que darle tiempo al formato para que encuentre su propio nicho y sus circuitos adecuados», añade Recchia.

.

.

«Como director, lo más difícil fue filmar arriba de un colectivo: es otra noción del tiempo y del espacio que no comprendí hasta que no estuve en la primera jornada. Caía al rodaje con los papeles organizados, con un guion técnico y planos de planta, pero nunca pensé que los tiempos iban a ser tan distintos. Es como caminar en una piscina con agua, el cuerpo se mueve de otra manera», ilustra Beade. «Para volver a filmar cada toma teníamos que pasar por el mismo lugar, y eso es poco ágil en un colectivo», explica. En un momento se pensó en conseguir un galpón y generar un estudio de filmación, pero le hubiese quitado realismo y hubiera generado otros costos de pos producción. En definitiva, primó lo artesanal y todos se subieron al bondi, que ya tenía sus recorridos fijos por las calles mejor asfaltadas y con onda verde en Paraná, como Don Bosco o Blas Parera.

Una de las intenciones originales era que los pasajeros pudieran ser espectadores, celular mediante, al momento de esperar el transporte o mientras viajan en él, aunque la campaña de difusión para esto no llegó a desarrollarse. La idea de una segunda temporada ronda en la mente de Beade, si bien el INCAA modificó las bases y los requisitos del concurso para web. A pesar de esto, afirma tener una media docena de nuevas historias avanzadas, que abrirían el juego a lo absurdo, al terror y a otros géneros. También la plataforma FWTV se mostró interesada en contribuir al financiamiento de la continuidad. Mientras, para quien aún no lo haya visto on line, podrá acercarse a la proyección del viernes 19 de octubre a las 20:15 en la Sala Verónica Kuttel de La Vieja Usina. «Elegí el capítulo 5, “Simón”, porque es el que más me gusta cómo funciona y reúne entrerrianismo: es un tipo que va por la ciudad y se escucha música de artistas de Paraná. Hay un guiño a Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976), en cuanto al personaje solitario y que se ve lo que pasa afuera; aunque no tiene un problema existencial o político sino que simplemente se siente solo y está enamorado», anticipa Beade.

.

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *