18 de diciembre de 2018

«El enlazador de mundos»

TEXTO GLORIA DANERI

FOTOGRAFÍAS RAUL PERRIERE*

.

.

 

La naturaleza  estaba exuberante el martes 20 de noviembre, hasta el aire parecía limpio, había una luminosidad que pocas veces aprecié y me invadió un estado que no podría explicar muy bien. Volví a poner mi mirada en el cielo y el recorte de los árboles tan verdes como el verde mismo se presentó durante el último trayecto que realicé hasta llegar a mi casa. Era una perfecta composición, con una paleta con un grado de luminosidad que no dejaba de conmoverme, de extasiarme ¡Había tanto equilibrio en ese momento! El aire me acariciaba y respiré profundamente, sentí que ese era el día en que Asiaín iniciaba un nuevo viaje. Ese paisaje, esa especial vibración de la luz me acunó, y quiero pensar que era él despidiéndose para iniciar una nueva travesía. Fin e inicio de un ciclo, como «el enlazador de mundos» (me comparte emocionada Melisa), como una transformación cósmica proyectando luz sobre todos nosotros.

 

 

Es que Asiaín es un Maestro, (ayer, hoy  y siempre), de esos que no pierde complicidad o pretexto para compartir algo que cree y siente importante para indagar, porque deja una ofrenda con más o con menos metáfora, para que intentemos desentrañar. No pierde oportunidad para alentar como para invitar a revisar caminos, a veces, de la mano de sus silencios nos convida a reflexionar, nos interpela, nos abraza, nos mira a los ojos, nos alienta, nos pregunta que estamos haciendo… nos invita a compartir su mesa, su patio, sus amigos, su poesía y nos acerca un pensamiento, un nombre propio, una obra, una melodía, un libro, casi como una oración.

 

 

Uno es lo que hace, dice Asiaín. Y vean ustedes, su obra está por doquier como también  en nuestras mentes y en nuestros corazones. Su repertorio inagotable es suyo, pero nos comparte su pasión y su ser en el mundo con tanta generosidad y dignidad, que no me entra en el corazón, porque se me explota.

*Las fotografías de Raúl Perriere fueron tomadas una mañana en la que paseaba por la dársena del Puerto Nuevo y se lo encontró a Carlitos Asiaín, quien lo invitó a charlar en su casa.

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *