21 de agosto de 2019

El encanto de un encuentro inesperado

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS FRANCO GIORDA

 

 

Esta semana llegó a Paraná, de manera sorpresiva, un conjunto de grabados realizados por artistas de diferentes lugares del país. Se trata de la muestra itinerante Recorridos inesperados, viajes gráficos por Argentina. Esta es una de las diez colecciones que circulan en simultáneo por varias ciudades.

La iniciativa corresponde a Contraprueba, un club de grabado de Laboulaye, Córdoba. Sus integrantes lanzaron en septiembre pasado, cual botellas al mar, una decena de exposiciones para que recorran la geografía externa a los principales centros urbanos y de producción. En este sentido, la decisión fue que los trabajos circulen por fuera de las grandes capitales y de las usinas artísticas más desarrolladas.

Los organizadores sostienen que la finalidad es «la difusión del grabado y el arte impreso, llegando a espacios alejados de los principales centros nacionales de circulación artística y cultural, brindando un panorama acerca de cómo se aborda la creación gráfica en diferentes lugares de nuestro país».

La decisión señala un carácter federal y, al mismo tiempo, la voluntad de recorrer los márgenes por donde el arte y las actividad cultural no suele ser la prioridad de las políticas oficiales y de los intereses hegemónicos.

.

.

La reunión de las obras se realizó a través de una convocatoria de miniprints con el objetivo de realizar intercambio de estampas entre artistas, instituciones y comunidades. De este modo, a su vez, se busca la creación de redes que permitan compartir las referencias propias de cada lugar a través de quienes participan con su obra o en la coordinación de las muestras.

En la capital entrerriana estarán expuestas hasta este viernes 21 en la Escuela de Artes Visuales (Laprida 331) de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la UADER. En uno de los muros de esa institución se aprecian 32 producciones con diferentes técnicas como litografía, xilografía, monocopia, punta seca, litograbado, entre otras. A esta parada llegaron desde Chajarí y el fin de semana volverán a su origen en la provincia mediterránea.

De la convocatoria original participaron más de 70 grabadores de 12 provincias. Se trata de artistas con recorridos y experiencias dispares. «De la mano de cada hacedor, están impresas las inquietudes, las convicciones, el mundo interno, la crítica ácida, el universo emocional y de alguna manera la idiosincrasia y geografía de cada lugar», indican los miembros de Contraprueba en un texto que acompaña las obras.

.

.

Entre las 10 muestras en danza suman alrededor de 300 trabajos. Según explican los gestores «no se realizó selección y es así que conviven estampas de grabadores amateurs o principiantes, con grandes profesionales y artistas consagrados. Todos trabajan día a día por ganar el presente “estampando” sus ideas y emociones. Todos congregados desde la pasión por la gráfica».

En cada una de las expresiones de arte impreso en viaje se despliegan posibilidades técnicas, visuales y estéticas mediadas por métodos tradicionales o contemporáneos: «con el característico contraste blanco – negro o con vibrantes juegos cromáticos; algunos respetan las convenciones otros están maravillosamente intervenidos, elaborados con materiales exquisitos o con lo que se consigue en cada lugar» se lee en el texto explicativo de la muestra.

Finalmente, la manifestación escrita sostiene que «consideramos una necesidad, dentro de la realidad sociocultural de nuestros tiempos ofrecer nuestra obra gráfica como un acto de unión y generosidad, con ímpetu viajero y aspiración de encuentro».

 

Coordinadores

El club de grabado Contraprueba nació en enero de 2017 con la finalidad de difundir el grabado, fortalecer las instancias de creación y generar proyectos compartidos. En su lugar de origen llevaron adelante muestras de estampas en vidrieras de centros comerciales y crearon un pasaporte gráfico con postales para que los visitantes sellen el propio; también realizaron una muestra con estampación en vivo en la sala del Centro Cívico de Laboulaye y organizaron talleres abiertos a todo público en torno a diferentes técnicas gráficas.

La actual convocatoria la generaron para constituir circuitos alternativos de circulación del arte gráfico.

 

 

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *