Criptomoneda en Paraná

TEXTO Y FOTOGRAFÍAS FRANCO GIORDA

.

.

En el mapa mundial de Bitcoin (coinmap) figuran 12 inscriptos para operar con ese valor de cambio virtual desde Paraná. Hay hostels, un servicio de transfer, un complejo de piletas, un restaurante, un peluquero, una escuela de deporte náutico y algunos profesionales. Tal vez, esa docena, en sí misma, no diga mucho pero en comparación con otros lugares el número no es bajo. Por ejemplo, en Santa Fe aparecen solo dos.

Puede decirse, como definición aproximada de Bitcoin, que se trata de una moneda virtual que sirve para las transacciones entre usuarios sin que medien terceros como los Estados, los bancos o las entidades financieras. Esto la convierte en un valor de cambio descentralizado. Funciona a partir de un programa de código abierto en una red pública. Para operar con este medio, se debe descargar una aplicación denominada Billetera en el teléfono o la computadora. Los bitcoins se pueden obtener a cambio de trabajo, del comercio o de su compra a través del dinero tradicional. Se pueden gastar, ahorrar o invertir. Sobre el asunto, hay diferentes evaluaciones económicas, tecnológicas, políticas y matemáticas que han asumido posturas y perspectivas divergentes.

.

.

UNA VETA. Santiago Martínez es bioingeniero y desarrollaba software para una empresa de equipamiento médico. Sin embargo, hace más de dos años decidió volcarse de lleno al mundo de las criptomonedas. Así es que creó Turismo BTC, una plataforma de uso gratuito que ofrece servicios y asesoramiento a emprendimientos turísticos. «Buscando alternativas y vías de inversión, descubrí el Bitcoin. Empecé con operaciones chiquitas, hice compras de poca cantidad y vi que era bastante fácil. Después probé hacer la venta y vi que se podía vender y ahí empecé a hacer compra y venta y me fui metiendo cada vez más».

Él también administra el grupo de Facebook Bitcoin Entre Ríos que cuenta con 241 miembros. En la presentación de ese espacio se lee: «Nadie sabe qué sucederá con las bitcoins. En su mayoría no están reguladas, pero eso podría cambiar. A los gobiernos les preocupan los impuestos y su falta de control sobre la moneda. Bitcoin es una moneda digital, un protocolo y un software que permite transacciones instantáneas punto a punto y pagos en todo el mundo», enumeran entre otras cuestiones. A su vez, señalan: «Su “emision” está programada, es decir, no es inflacionaria como las monedas de los gobiernos. Lo que sí, por el momento, al ser tan especulativa es muy volátil, pero mientras más se acepte se espera que eso cambie y sea más estable».

En internet hay infinidad de foros, entrevistas, textos y sitios dedicados al asunto. Allí, los interesados se pueden poner al tanto del estado de la cuestión y de los debates que esto genera. Al mismo tiempo, hay páginas dedicadas a ofrecer el servicio de compra y venta. Las transacciones pueden realizarse de persona a persona. «Lo más complejo para quien no está en este mundo es saber qué hacer, cómo cambiar los bitcoins por dinero en efectivo y resolver cuestiones contables», contó Martínez a 170 Escalones.

.

VALOR. La cotización actual indica que cada bitcoin vale alrededor de 6.500 dólares. «Se opera con fracciones. Se pueden comprar 100 pesos de Bitcoin. Se puede dividir hasta en 100 millones de veces. En cada caso, se maneja con la moneda local», explica el bioingeniero. En relación al comportamiento de los usuarios, dijo que «quien tiene bitcoins tiende a conservarlos como moneda de valor. Por eso no se le da un uso intensivo. Por otro lado, falta oferta comercial, lo que hace que tampoco se use en forma masiva».

.

SIN INTERMEDIARIOS. En cuanto a su funcionamiento, Martínez indicó: «El Bitcoin es la expresión monetaria de algo que se llama cadena de bloque o blockchain. Esto permite, por primera vez, hacer transacciones comerciales entre personas sin que participe nadie en el medio. Esto tal vez aún no se dimensione, pero es revolucionario porque da libertad para que la gente haga transacciones comerciales en forma independiente. Esta tecnología permite acceder a una economía descentralizada. No hay un dueño de la empresa Bitcoin. Es una red que funciona porque hay millones de usuarios y las transacciones se realizan entre personas sin que haya intermediarios».

.

ORIGEN. El doctor en Física Federico Ventosinos se ocupa del mismo tema desde otro ángulo. Su enfoque se centra en la teoría que hay de fondo. «A finales de 2008, Satoshi Nakamoto, que no se sabe bien quién es, tira un paper en internet que titula Bitcoin: un sistema de efectivo electrónico usuario-a-usuario. Lo empieza a difundir entre los cypherpunks, quienes abogan por la privacidad y el libre manejo de información sin que los gobiernos intervengan. El más famoso es Julián Assange. Lo que presentaba aquel documento es un programa de código abierto. En ese momento, con muy poquito poder de cómputo podías crear bitcoins. Con tener un día prendida la computadora podías hacer 500 o 600 bitcoins. En 2011 o 2012 empieza a despegar. En 2013 ya costaba 100 dólares cada bitcoin» indicó a este medio.

.

.

—¿Qué quiere decir tener poder de cómputo? —quiso saber 170 Escalones.

—Es difícil dar una sola línea argumentativa que abarque todo. Lo más fácil es tomar por partes y luego analizar el todo. El modelo en el cual se basa Bitcoin, en algún sentido, podemos imaginarlo como una montaña con oro. Al principio encontrar el oro es muy fácil, con muy poco trabajo vas a encontrar oro pero la idea de que el oro sirva como un bien de intercambio es que no sea tan fácil encontrarlo. En particular, en este caso, es que a medida que pasa el tiempo es cada vez más difícil encontrar oro. La idea en Bitcoin es que hay que resolver un problema matemático para encontrar las monedas. Esto también se puede pensar como una especie de lotería. Es como si cada diez minutos se sortean bitcoins y cuanto más poder de cómputo o cuantos más cálculos hagas en la computadora más chances hay de ganar la lotería. El poder de cómputo sería equivalente a comprar números. Resulta que al principio, cada vez que se hacía el sorteo se hacían 50 bitcoins y cada cuatro años aproximadamente ese valor cae a la mitad. Entonces, desde 2013 cada vez que ganabas la lotería te daban 25 bitcoins. Entonces, a medida que pasa el tiempo te da menos bitcoins; es más difícil, sacar oro de la mina. Ahora está en 12,5. Esto es una regresión geométrica que en algún momento se termina. Eso está planeado para dentro de cien años más o menos. Sin embargo, después puede seguir funcionando porque uno no gana bitcoins solo por encontrar la solución al problema matemático. Si se estuvieran creando bitcoins todo el tiempo habría un problema de inflación. En cambio, si la cantidad es finita y en el tiempo se va a conseguir menos eso le va a dar un respaldo a la moneda.

.

SEGURIDAD. La cadena de bloques que caracteriza a Bitcoin ha sido inmune a cualquier ataque. Los expertos sostienen que si los usuarios toman medidas básicas de seguridad el sistema es completamente seguro. Ventosinos sostiene que «lo que atrae es que el sistema es un modelo de transacción que es imposible de modificar. Esa seguridad es lo que también le da valor. La cadena de bloque es el descubrimiento de Bitcoin. Esa es la tecnología que va a quedar».

.

PARTICULARIDAD. «La diferencia con Mercado Pago o PayPal es que estos necesitan una moneda, pero Bitcoin no porque crea su propia moneda que es independiente de los sistemas monetarios y financieros. Bitcoin soluciona dos problemas: uno es garantizar las transacciones sin que haya un tercero que controle y, por otro lado, crea su propia moneda», explicó el físico.

 

UN SUELDO EN BITCOINS. El desarrollador web José Gil contó a 170 Escalones que «en nuestro rubro, siempre es una complicación recibir pagos del extranjero. Tiempo atrás teníamos PayPal, pero el problema estaba en pasar el saldo a dinero físico para poder gastar. Hace unos años comencé a usar Payoneer (empresa de servicios financieros que ofrece transferencias de dinero en línea y pagos digitales) como procesador de pagos para mis trabajos con el extranjero».

Funcionó así hasta el año pasado, cuando Payoneer comenzó a rechazarle los pagos de una agencia de Estados Unidos con la que trabajaba asiduamente. «Así fue que ellos me propusieron pagarme en Bitcoin. Yo venía siguiendo la tecnología pero no en detalle. Surgida la oportunidad, acepté y me dediqué unos días a estudiarlo más en profundidad. Terminé convencido que esta tecnología representa el futuro de las transacciones monetarias. Así fueron cinco o seis meses en que viví 100 % cobrando en Bitcoin, vendiendo a los exchanges locales por pesos lo que cobraba», y luego agregó: «lamentablemente, esta agencia resolvió suspender los pagos en Bitcoin dada la volatilidad que tuvo entre noviembre y enero pasado».

Finalmente, señaló: «Estoy intentando volver a cobrar en Bitcoin, pero a veces se torna difícil persuadir a las personas de que es una opción tan válida como el arcaico dinero de papel/digital».

.

COMER POR BITCOINS. El restaurante Lemmy es uno de los locales que tiene entre sus opciones de pago a la criptomoneda más conocida. En diálogo con este medio, su titular, Walter Rodríguez,  dijo que «ya hemos podido operar. Primeramente fue con gente del círculo que conozco acá en Paraná. Después vinieron los chicos de La Bitcoineta, que van por el país contando todo sobre el Bitcoin».

Sobre la implementación del sistema indicó: «Tengo mi QR, para escanear y pagar, bien a la vista. Puedo ver que la gente lo mira y se da cuenta. Una vez recibí la visita de unos colombianos y se sacaron una foto al lado del QR; me decían que era la primera vez que veían un restaurante que aceptaba bitcoins en esta ciudad. Yo sé que hay otros que aceptan, pero bueno… fue su impresión».

Sobre cómo llegó a esta vía de pago, dijo: «Entré al mundo de Bitcoin desde que salió. Yo soy licenciado en Sistemas. Esto de la gastronomía es algo relativamente nuevo para mí. Cuando conocí el Bitcoin no invertí, sino hoy día tendría muchos miles de pesos».

.

DEPORTE Y BITCOINS. Francisco Giusti tiene una escuela de Stand Up Paddle (disciplina náutica que consiste en remar parado sobre una tabla con un remo simple). La actividad se practica en muchos lugares del mundo y Giusti la trajo a Paraná hace tres años y medio. Este deportista ha participado en competencias nacionales e  internacionales. Esa experiencia lo llevó a conocer la billetera virtual, que es utilizada en los ámbitos donde anduvo. «Me pareció interesante que podamos trabajar con bitcoins. Hasta ahora no lo pude hacer ni he recibido gente ni yo he abonado. Más que nada surgió por los viajes al exterior donde vi que lo hacían y me parece que en algún momento se va a empezar a usar acá con mayor frecuencia».

.

CAFÉ CIENTÍFICO. Este jueves 4 a las 18, Federico Ventosinos junto al doctor Raúl Urteaga presentarán Bitcoin: una moneda virtual en un mundo real. Durante el encuentro contarán la historia de la primer criptomoneda y se centrarán en la posibilidad de acuerdo entre dos partes a partir de un algoritmo. En ese marco, se discutirán pros y contras de esta nueva tecnología. La reunión es en DEMOS CCE (9 de Julio 2239, Santa Fe) y forma parte del ciclo de cafés científicos organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del gobierno provincial de Santa Fe.

.


.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *