17 de octubre de 2019

Contracultura periférica de género

TEXTO PABLO RUSSO

FOTOGRAFÍAS BIXA TRAVESTY

.

.

No es frecuente que en un circuito convencional de salas de exhibición pueda apreciarse un trabajo que desborde la comodidad del espectador conservador en su asiento. La primera proyección internacional de Relámpago Verde dentro del ciclo del Club de Cine –que viene sosteniendo el grupo cinéfilo desde hace más de dos años en el Cine Rex- implica una apuesta en ese sentido. Bixa travesty, de Kiko Goifman y Claudia Priscilla, es un documental brasilero de 2019 que se muestra a contrapelo del momento histórico que vive el país vecino y, al mismo tiempo, en sintonía con los movimientos mundiales que trastocan los reduccionismos binarios de género. Esta función tendrá lugar en la misma ciudad donde, hace apenas dos meses, ocurrió el travesticidio de Lucía Torres Mansilla, conocida como «La loba», y con la introducción a la película de la drag queen local Reina Heels. El evento, además, está dedicado a Nati Fumaneri, seguidora del Relámpago Verde recientemente fallecida, por su militancia feminista, en cuestiones de género y derechos humanos. Es decir, se trata de un acontecimiento que aglutina varias capas de sentido.

 

 

Linn da Quebrada es una artista que tiene una presencia escénica extraordinaria. Su canto, su poesía, sus actos performáticos y sus reflexiones filosóficas basadas en la experiencia viva de su búsqueda identitaria conforman el relato de Bixa travesty, cuya traducción literal significa «marica travesti». Esta definición que encara Linn como su autopercepción de género en constante mutación y su posición frente al machismo la llevan a pensar al cuerpo como un arma de combate.

El retrato de la protagonista incluye una edición de las presentaciones con su grupo en diversos escenarios; programas de radio y conversaciones con sus amigas sobre la ternura, el amor, el sexo y el afecto; así como un Strogonoff en su salsa con arroz, cocinado por su madre entre diálogos que buscan evitar el artificio del registro cinematográfico. Momentos íntimos y posturas políticas conforman una sensible aunque firme narración de la lucha contra el patriarcado.

 

 

En esa disputa, el cuerpo de Linn ocupa la pantalla como sujeto de búsqueda, como exponente de su plasticidad en todos sus pliegos, apenas matizados por el material de archivo. Pero, además, el cuerpo aparece ligado a la geografía en esta identidad que estalla ante cualquier encasillamiento: la relación entre el hábitat y la subjetividad; entre la enfermedad, la vida en la periferia del este de Sao Paulo y su riqueza cultural marginal están presente en este devenir expresivo de poderoso funk negro, marica y travesti: «Marica, travesti, de un pecho solo, el pelo arrastrado por el suelo. Y en la mano, un sangrante corazón».

 

 

 

La proyección de Bixa travesty (Kiko Goifman y Claudia Priscilla, 2019) organizada por Relámpago Verde será el viernes 20 de septiembre a las 21 en el Cine Rex, con la presentación de Reina Heels. La entrada es de $180.

 

 

.

.

 

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *