18 de abril de 2019

Arthur, desazón y resistencia

TEXTO FRANCO GIORDA

ILUSTRACIONES MAXI SANGUINETTI

.

.

Kurt Cobain se suicidó en 1994. Ese mismo año, Maxi Sanguinetti creó en Paraná a Arthur, un personaje deprimido, nihilista y psíquicamente inestable. No es casual que la muerte voluntaria del líder de Nirvana, uno de los testimonios más significativos de los 90, coincida con una historieta que combina resignación y resistencia.

Arthur parece la forma en que el espíritu del autor tramitó la frustración de los programas colectivos del siglo XX. Desde su inicio, el personaje se pronuncia sobre diferentes hitos de la cultura popular, la política y la historia mundial y local: desde el doping positivo de Diego Maradona, el atentado a las Torres Gemelas, el Argentinazo de 2001, los bonos Federales, la invasión a Irak, la muerte de Rodrigo hasta la llegada a la capital entrerriana de Joan Manuel Serrat (al que se refiere como «músico popular que mojó las bombachas de los progres locales»). Todos estos hechos fueron motivos para que Arthur dé rienda suelta a su acidez ante las narices de lectores bien pensantes.

 

 

Los panoramas adversos no reprimieron nunca la pulsión expresiva de Maxi ya que supo canalizar su sensibilidad en la vertiente punk de la autogestión. Su decisión se ha convertido en una referencia generacional. El músico Emiliano Rey ya lo dijo en una nota con esta revista: «yo soy de la escuela de Maxi Sanguinetti». No es el único, buena parte de la generación que le siguió ha tomado como válido su criterio al momento de crear y difundir.

Arthur cobró vida en diferentes publicaciones de diversa naturaleza: desde el diario Hora Cero hasta pliegos fotocopiados que eran regalados o canjeados por colaboraciones a voluntad. Pasó también por Resaca Cómix, la revista Caelum Blue que dirigía Selva Almada hacia fines de los 90, la Fierrito y El Colectivo.

Muchas de las locaciones de la acción del personaje son lugares identificables de Paraná. El ambiente local es expuesto con ironía y sin paliativos: el río aparece despojado del aura mística que hippies y poetas le han adjudicado; los duendes de La Floresta viven en los túneles de Mernes; un colectivo se lleva puesto el cartel de la galería Almendral; la playa, los carnavales y los boliches aparecen como lugares infectos. Solo algunos bares y plazas parecen guardar un mínimo de atractivo.

 

Las críticas se amplían hacia las fuerzas represivas (en particular, hacia la división de Toxicología que por aquellos días se paseaba por las calles en una célebre camioneta blanca), la MTV, los snobs, los chetos, los conservadores y los poderosos de turno. Por el contrario, Arthur encuentra en el hardcore, el punk y en la escena skater, biker y roller un lugar auténtico desde donde bancar la parada.

Según los períodos, el protagonista asume el consumo de alcohol de diferentes maneras. Por momentos, es una excusa para estar con gente valiosa, conversar o escuchar una banda. En otras ocasiones, es mostrado simplemente como parte del reviente de la época.

Como es de esperar, la técnica del dibujo fue evolucionado a lo largo de los casi 20 años de existencia de este antihéroe. Sin dejar de desarrollar un estilo y una voz propia, se puede identificar a Matt Groening y a Robert Crumb entre las influencias del trazo. Con el correr de las planchas se aprecia cada vez más la impronta del propio Maxi.

 

 

Las referencias culturales del autor son explícitas: bandas como BDI, Post Mortem, los Rolling Stones (uno de los personajes dice: «En Paraná no puedo obtener satisfacción. Y lo intento, y lo intento, y lo intento»), el grunge, The Cure, The Clash, Boom Boom Kid; también los anarquistas, el unabomber, los escritores beats, el surrealismo, Rimbau, Ciorán, Sade, Deleuze, entre otros autores, tanto marginados como institucionalizados por la academia.

Arthur es, al mismo tiempo, síntesis generacional y relato autobiográfico. Además del espíritu de la época, el personaje transita los viajes, las lecturas y las adhesiones teóricas y políticas de Maxi. En esa dialéctica entre lo social y lo individual aparecen angustias existenciales, la desocupación, los autores críticos de la modernidad, la micropolítica, las formas colectivas de organización, entre otras cuestiones.

La vida de este personaje ha sido compilada en un libro publicado recientemente (Arthur) por Abrazo Ediciones e impreso en Fundación La Hendija. Allí se reúne tanto la obra conocida como inédita. En una suerte de prólogo la voz coral de amigos, amigas y compañeros de ruta del autor expresan sus impresiones en torno a Arthur. Entonces, el sentido de la obra se complementa con esos textos que dan cuenta de un momento histórico vivido por una juventud, entusiasta y pesimista al mismo tiempo, que quería hacerse escuchar en una sociedad quebrada y alejada de los centros contestatarios de la cultura.

 

 

La publicación tiene un formato amplio (21 x 29,7 centímetros) que permite visualizar detalles en cada una de las viñetas. La orientación vertical u apaisada de las páginas se intercala, sin solución de continuidad, según necesidad expresiva. El pixelado de algunas reproducciones puede interpretarse como la revitalización del espíritu artesanal de los fanzines. La primera tirada contó de 30 ejemplares. Luego, tuvo lugar una reimpresión por la misma cantidad. El diseño de tapa y el dibujo de la contratapa corrieron por cuenta de Maio Sanguinetti, hermano de Maxi, quien en los 90 era uno de esos adolescentes (retratados junto a Arthur) que intentaban salvarse de la opresión con música, dibujos y skate.

Es muy probable que los diferentes lectores se hayan encontrado con Arthur en uno u otro lado. La reunión de sus apariciones en los variados ámbitos permite una nueva significación en la que se puede ver un todo, más allá de las partes dispersas. El libro se puede conseguir en el Puesto 8 de la Feria de Salta y Nogoyá (Paraná) o escribiendo al Facebook de Abrazo Ediciones.

El fondo musical de la escritura de esta reseña fue una compilación de la gira de los Rolling Stones por Estados Unidos del año 72 que finaliza con «Satisfaction» (I can´t get no).

.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp
Comentarios (2)
  1. Fer dice:

    Excelente reseña Franco! Abrazo!!

  2. Hernando dice:

    Excelente el libro! Un grande maxi!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *